Acarreados espirituales

0
29
Acarreados espirituales - xalapo.com

Acarreados espirituales

Realidad y Percepción

Por Dislexiko


Hola lector, en éstas líneas quiero hablarte de un rasgo de la sociedad que me inquieta y me hace cuestionarme sobre el estado de las cosas el día de hoy (un 10 de septiembre de 2016).

– Sí, el día que una institución se decide usar su poder espiritual y desviar a una masa de millones en contra del camino del amor en México –

Una de las contradicciones más crueles de esta vida, es la que ocurre cuando una entidad, institución, corriente de pensamiento, doctrina religiosa o cualquier forma grupal de colectividad emite su agenda pública, su decálogo, su programa y todos sus agremiados, asociados, amigos, simpatizantes o lo que sea, compran o compramos su causa, muchas veces con toda la ignorancia de lo que realmente se encuentra detrás (las negras intensiones).

A pesar de que podemos ser testigos muchas veces de fervientes seguidores de aquellas ideas, y de que no puedes explicarte ¿cómo grandes gremios se han formado de forma tan vertiginosa? en realidad es algo sencillo, es más, incluso la mayoría de las personas buscan conformar un gremio grande, una colectividad poderosa, que te valide socialmente, espiritualmente.

Hace unos días leí un artículo de Sketch Guy que asegura que, si necesitas validación social para hacer ese cambio radical que tanto haz planeado, que tanto haz anhelado, mejor de una vez lo hagas. Y no es solo su idea, los autores de Freakonomics (de donde sacó la idea) pusieron manos en el asunto y realizaron un experimento con el cual lograron comprobar su teoría. Sí, todos necesitamos de validación social para dar ese gran paso, esa palmada en la espalda, esa mirada condescendiente, ese chiflido de aceptación de tu compadre entrecerrando los ojos y rematando con un ¡A huevo! Por qué rara vez nos atrevemos a desafiar a la voluntad popular, el mainstream, el qué dirán.

Dicho todo lo anterior, me parece que es momento de que empecemos a reflexionar sobre la vigencia y pertinencia de nuestras instituciones y nuestra necesaria relación con estas. Por qué todo ateo que está leyendo esto, ha experimentado la cólera de un feligrés que al escuchar tu postura se incendia en ira, se llena su mente de nubes negras, sus ojos de ardor y sus oídos de dolor al escuchar frases como: dios no existe ó la fe y la razón se oponen ó la religión es el opio de la humanidad, etc.
No tenemos que seguir coleccionando experiencias para hacer claro nuestro punto, las instituciones religiosas son intolerantes, controlan a la masa y peor aún comienzan a meter sus narices en la vida política de formas cada vez más agresivas y manipuladoras. Las autoridades en todos sus niveles han pasado por alto evidentes violaciones a la constitución al permitir que todo esto suceda, es obvio que no tienen ni autoridad moral para reclamarle algo al clero, tampoco tienen el capital político para ejercer su dominio sobre la vida política del pueblo, y por último me parece que tampoco tienen la voluntad de ayudar a un grupo vulnerable.

Es momento de que en cada familia retomemos este debate y lo pongamos a reflexión de la célula social más importante de nuestro entorno, (la familia) y comencemos igual que los TeHostigo de Jehová a contra-evangelizar, ahí es donde realmente la sociedad consciente debemos marchar por la familia, en el debate de ideas, en la orientación a los hijos, la politización de la vida cotidiana, el apoyo en las luchas por la justicia social.

Es momento de retar a la sociedad entera a que argumente, a que justifique su proceder y su odio. No debemos espantarnos si en el futuro el encono y la polarización ocurran por razones superficiales y banales e incluso paradójicas, para reafirmar lo antes mencionado los invito a que vean la película La Idiocrácia que les pintara seguramente un panorama cómico pero a la vez amenazante y tétrico.

“Que no llegue el día en el cual seamos tan idiotas, que no sepamos distinguir el mal del peor” @dislexiko

Acarreados espirituales


[alert type=alert-white ]Las Líneas de Deseo Líneas de deseo - xalapo.com[/alert]

 

Comentarios

comentarios

¡Compártelo!
Artículo anterior¿Deseamos lo que deseamos?
Artículo siguienteSiento algo
dislexiko
Xalapeño de nacimiento, publicista de formación, melómano de corazón, siempre en búsqueda de los momentos que nos hacen reflexionar, soy partidario de compartir la vida con las personas que gustan de la buena comida y la sobremesa informal.