El amor en tiempos de carnaval

0
22
Carnaval - xalapo.com

El amor en tiempos de carnaval


Xalapa atestigua historias que a veces tienen los escenarios menos adecuados para que ocurran y, sin embargo, ocurren.Carnaval - xalapo.com

Juan Pérez, xalapeño, pasante de abogado y burócrata por convicción vio —desde la ventanilla de un camión “Sumidero-Centro”— de regreso del trabajo un lunes, en un espectacular a una mujer, desproporcionadamente agraciada de sus atributos pectorales, que le sonreía mientras unas letras, que parecían bailar sobre el cartel, le invitaban a celebrar el Carnaval de Xalapa 2009. Juan Pérez pensó, a partir de ese momento, que no podía perderse tan “magnífico” evento.

Rosalía López, encargada de una farmacia del centro y vecina de la colonia Casa Blanca, también vio un cartel semejante —con la diferencia que éste exhibía un cubano con aspecto de lanchero acapulqueño— y pensó que tampoco podía dejar de ir.

El jueves previo al primer desfile ambos, con diferentes pretextos pero iguales intenciones, se salieron de sus respectivos trabajos y se dirigieron al carnaval.

Juan Pérez, tomó un taxi con tal de llegar a tiempo para no perderse ningún detalle del desfile y de sus participantes. El taxi, el taxista, doscientos conductores más —con sus respectivos vehículos— y Juan Pérez, se quedaron atorados en Lázaro Cárdenas. Los dos novatos “Tránsitos” que “agilizaban” el tráfico sólo atinaban a decir —a modo de disculpa— a los automovilistas que los increpaban “Es por el carnaval”.

Rosalía López, para no errarle, se fue caminando del centro al Circuito Presidentes y, con unas amigas, agarró lugar —previo pago de sus respectivos veinte pesitos por asiento, en las gradas oxidadas que puso el Municipio—. La muchedumbre, compuesta de familias de las colonias populares y pandilleros —vestidos con pantalones “cholos” y con los pelos parados como “anime” japonés— se codeaban unos a otros, esperando a los carros alegóricos que traerían a las “actrices” del Canal de las Estrellas.Carnaval - xalapo.com

Una hora de espera, tres de desfile y miles de litros de cerveza después, los “Pelones”, los “sayos”, los “sayayines”, los “matacuaces” y otros dignos representantes de los barrios bravos de Xalapa, coincidieron en que era tiempo de saber cuál banda era la más “chida” y quiénes, de sus guerreros, los más valientes. Nunca se supo cuál de ellos empezó las hostilidades.

Ciento cincuenta combatientes se lanzaron, en batalla campal, garrotazos, cinturonazos, cadenazos, pedradas y una que otra flatulencia unos contra otros dejando, en medio de la refriega, a niños, a las madres de éstos, a las “madres” que se mentaban entre ellos, a cuatro vendedores de espuma en “spray” y a Rosalía y sus amigas. Cuando la “Inter” llegó todos los aguerridos combatientes salieron corriendo, llevándose entre las patas a quien se pusiera enfrente. Rosalía se puso y se la llevaron. Nunca supo quién la atropelló. Cuando recobró el conocimiento estaba en los brazos de Juan Pérez que apenas había logrado llegar (caminando desde Independencia, que fue dónde el taxista lo dejó) y que, cuando vio el tiradero de gente sólo atinó a levantar a quien tuvo enfrente. Cuando Rosalía preguntó qué le había pasado Juan le dijo una mentira —producto de la frustración—: que cinco “sayayines” la perseguían y que él, incapaz de soportar la injusticia, les hizo frente y los obligó a huir. Ella le creyó y aceptó salir con él, el domingo siguiente. Ambos, en silencio, se prometieron dos cosas: no ir nunca más a ningún carnaval, por alegre y familiar que se anunciara y no decir mentiras para poder salirse del trabajo.

Al mismo tiempo, en el despacho central del Palacio Municipal el alcalde, consternadísimo, ante tanto desmán, ante tanta queja de los ciudadanos, ante tanto reclamo de la comunidad universitaria y ante tanto vecino airado que pedía pintura, para sus fachadas “grafiteadas” y meadas, decía a sus subalternos “Este es el ultimo carnaval en Xalapa, se los juro que sí”. Uno de ellos murmuró, entre dientes —Si se lo dije… pero ahí va de “güey”.

[embedvideo id=”Zl9h_MU8L3A” website=”youtube”]

Alejandro Hernández Hdez.

Comentarios o sugerencias: motardxal@gmail.com

Comentarios

comentarios