Buenos propósitos

0
17
Buenos propósitos - xalapo.com

Mi ciudad ya volvió a la normalidad luego de las vacaciones de fin de año, la gente ya volvió a sus labores o al estudio y, como siempre sucede a cada principio de año, ha hecho propósitos de año nuevo. Esos que todos ponemos en una lista, escrita o mental, y que, al cabo de un tiempo generalmente terminamos abandonando.

Todos hacemos buenos propósitos cada que un año empieza; hacerlos es bueno, nos da esperanza y nos provoca cierta sensación de que haciéndolos tomamos el control de nuestra vida. Lo único malo de los buenos propósitos es que son muy difíciles de cumplir.

Bajar de peso, pagar las deudas, ser mejor padre, madre, hermano, hijo, etcétera; ir al gimnasio, salir a correr, comer menos, bajarle al consumo de alcohol, son las cosas más comunes sobre la que se hacen propósitos de año nuevo.

De lograrlos, la salud, la economía, las relaciones personales y hasta el bienestar mental mejorarían enormemente, sin embargo, casi todos ellos sólo se quedan en buenas intenciones. Y no es que no se intente llegar a buen puerto con ellos, mucha gente lo hace, se esfuerza y lo intenta una y otra vez. El problema es el enfoque. Decir, este año quiero bajar de peso, por ejemplo, es algo bastante ambiguo y que por lo mismo puede conducir al fracaso. Uno puede bajar cien gramos y el propósito estaría cumplido, ¿o no? Pero la gente no quiere eso, bajar de peso se entiende como estar en forma, ser delgado o, cuando menos, estar en el peso que las tablas médicas dicen que nos corresponde. De lo que se trata entonces es de ponerle estrategia al asunto y trabajar por objetivos. Empezar por establecer cuántos kilos se quieren bajar sería un buen comienzo, esto por la sencilla y poderosa razón de que una vez que se sabe a dónde se va es mucho más fácil llegar.

Igual sucede con todo lo demás. Establecer una meta ideal, con etapas intermedias por cumplir, es la mejor manera de tener éxito en nuestros buenos propósitos, sean éstos los que sean. Este año entonces, si usted querido lector hizo buenos propósitos, haga un plan.

Si quiere bajar de peso establezca desde un principio cuántos kilos quiere bajar, póngase metas intermedias de uno o dos kilos por mes y vaya ajustando el ejercicio o la dieta hasta que llegue al ideal que se ha trazado. Se trata también de ser realista, si su sobrepeso es mucho no trate de bajar veinte kilos en seis meses, vaya de dos en dos, de tres en tres y le será más fácil. Pida ayuda profesional, acérquese a otros que tengan el mismo fin que usted, cambiar, así sea bajar dos, tres o diez kilos, requiere hacer cambios importantes de vida, desde el modo en que hace el súper hasta el horario en que duerme; no espere que haciendo las mismas cosas vaya a obtener resultados diferentes. Sería ilógico.

Lo mismo sucede si va dejar de fumar, o de beber alcohol, no corte todo de tajo, su cuerpo, acostumbrado a las substancias dañinas protestará y el síndrome de abstinencia lo hará fracasar. Ir de poco a poco es mejor cuando de adicciones se trata.

En este 2016 esperemos que, así como todos nosotros los hacemos, nuestros políticos también se hayan trazado buenos propósitos. Trabajar más, robar menos, no ser soberbios, no dilapidar el presupuesto, etcétera; podrían ser cosas que no sólo a ellos les beneficiaría, sino a nosotros más a que ninguno, sobre todo en este aciago año electoral que ahora padeceremos y que promete estar lleno de todos los delitos electorales, incluyendo el más nefasto de todos, el desvío de recursos para cambiar el rumbo de la elección.

 

Alejandro Hernández y Hernández

 Comentarios o sugerencias: motardxal@gmail.com


 

Comentarios

comentarios