Contaminación visual

0
69
Contaminación visual en Xalapa - xalapo.com

Cómo vivir en Xalapa

Contaminación visual

Por Alejandro Hernández


Mi ciudad es un lugar contaminado. El aire que respiramos está lleno de polución, el agua, las calles, y hasta el entorno urbano está contaminado. De esto último es de lo que les quiero hablar.

Todos los días usted y yo estamos expuestos a los nocivos efectos de la contaminación visual; miles de anuncios publicitarios, grafitis, propaganda pegada en el equipamiento urbano —postes, casetas de teléfono, etcétera—, elementos en mal estado como jardineras rotas o banquetas en malas condiciones, el mural del viaducto del parque Juárez, etcétera, nos afectan silenciosamente sin que nadie haga nada. Todo esto, además, perturba la imagen urbana de la ciudad.

Pero, para empezar, ¿qué es la imagen urbana? Se entiende por imagen urbana al conjunto de elementos naturales y artificiales —lo construido— que constituyen una ciudad y que forman el marco visual de sus habitantes, tales como: colinas, ríos, bosques, edificios, calles, plazas, parques, anuncios, etcétera.

La relación y agrupación de estos elementos define el carácter de la imagen urbana, está determinada por las características del lugar —topografía, clima, suelo, etc.— por las costumbres y usos de sus habitantes, por la presencia y predominio de determinados materiales y sistemas constructivos, así como por el tipo de actividades que desarrolla la ciudad —industrial, agrícola, etcétera—.

El elemento que más atenta en contra de la imagen urbana es la publicidad. Ésta constituye un componente invasivo, el cual agrede la imagen urbana violentando y cambiando las características de los edificios históricos y de los elementos que componen el paisaje urbano. Es la publicidad, sin duda, lo que más hay que regular.

Xalapa tiene una vocación, además de cultural, mercantil; miles de negocios están establecidos dentro de su demarcación y todos, chicos o grandes, precisan de publicitar los productos y servicios que venden, sin embargo, en este mismo afán es cuando más se contamina el paisaje urbano.

Y si bien es cierto que en 2010 se aprobó un Reglamento de Imagen Urbana para Xalapa, urgiría mucho que se hiciera valer, pues como también lo podemos ver con el de Desarrollo Urbano, ambos son leyes que no se cumplen. Hoy por hoy vemos banquetas de todos tamaños y medidas, casas construidas con el peor de los gustos y sin cabida en una ciudad de vocación colonial como lo es la nuestra. Es cosa común, también, que en la banqueta cada quien haga lo que quiera, desde poner un elemento estorboso, plantar una escalera a media acera o hasta plantar un sembradío de casetas telefónicas sin ton ni son.

Esto, que es un pecado de ignorancia porque la mayoría de los xalapeños no saben qué cosa sí se puede hacer y qué no, es lo que ha convertido a las calles de nuestra ciudad en una tierra sin ley. Lo más lamentable es que hasta la propia autoridad, en este caso el Municipio, que debería poner el ejemplo, es quien primero contamina el paisaje urbano permitiendo, o poniendo en algunos casos, anuncios de los llamados espectaculares. Un ejemplo, y que he venido denunciando desde que lo mandó a poner Elizabeth Morales durante su tristemente célebre administración, es el que se encuentra en la avenida Xalapa, casi en su confluencia con la avenida Américas y que se utiliza para cantar las glorias, en su momento de doña Chabela y hoy del alcalde Américo Zúñiga. Este mamotreto, si usted viene de sur a norte en la citada avenida, tapa el conjunto de jardineras y la estatua de Francisco Javier Clavijero, lo cual habla muy mal de quien, se supone, intenta poner a Xalapa como destino turístico. Y la cosa no para ahí, pues en otra parte de esa misma avenida, cuadras adelante, se pretende instalar otro trebejo de esos, como si no fuera suficiente con uno.

Mal estamos, pero muy mal, si es la misma autoridad quien no entiende el concepto de armonía urbana y se dedica a contaminar visualmente calles y avenidas.

Alejandro Hernández y Hernández

Comentarios, sugerencias o reclamos: motardxal@gmail.com


Comentarios

comentarios