Debate, de batidillo

0
24
Debate Veracruz 2016- xalapo.com

Cómo vivir en Xalapa


Mi ciudad está hecha una arena política, en donde lo mismo se dan rojos contra azules que amarillos contra morenos y, a ratos, todos contra todos en una batalla de lodo en la que los unos han sacado a relucir lo peor de los otros y viceversa. Lo más triste es que, en casi todos los casos, los datos que ocupan para descalificarse son ciertos.

Así entonces, estas campañas nomás han servido para que los ciudadanos nos demos por enterados, o lo corroboremos, que quienes pretenden gobernarnos, o dizque legislar a nuestro favor, son la peor clase de personas que hayamos podido conocer, pues el que no se ha enriquecido con el erario ha hecho negocios sucios al amparo del poder, o ha defraudado, o ha sido tramposo, o ha mentido, o ha sido omiso, o ha hecho cualquier otra bajeza.

En un ejercicio democrático, que ya hubieran querido nuestros abuelos, el organismo electoral que arbitra las elecciones les ha organizado a los contendientes políticos, tanto a los que quieren ser gobernador como a los que quieren ser diputados, sendos debates para que, en ordenados turnos, expongan y defiendan sus proyectos políticos. ¿Y qué han hecho los aspirantes? Pues desperdiciar de la manera más estúpida la oportunidad de demostrarnos a los ciudadanos un poco de inteligencia y capacidad política.

Y es que mientras la mecánica de los debates les brinda la oportunidad de expresar sus ideas, para luego, inteligente y respetuosamente, defenderlas de las posibles y necesarias críticas de sus codebatientes, estos tipejos se la han pasado agrediéndose verbalmente, defendiéndose sin imaginación ni inteligencia o, con una falta de iniciativa soporífera, repitiendo como loros una retahíla de promesas incumplibles, porque todo mundo sabe el estado lamentable de las finanzas de nuestra entidad y, también, que cualquier recurso federal que llegue ya está comprometido por las reestructuras que han hipotecado el desarrollo y el progreso de varias generaciones de veracruzanos.

Hoy por hoy podemos claramente ver que nuestros políticos no están a la altura de las expectativas de los votantes, no al menos de los que sí razonan su voto o, qué lamentable que algunos tengan que hacerlo por necesidad, los que lo venden por dinero, o por despensas, o por verse favorecidos con algún programa de apoyo social, que es la moneda de cambio con que se compran conciencias y preferencias en temporada electoral.

Otra vez quienes contienden por cargos de elección popular vuelven a demostrar que no son los mejores hombres ni las mejores mujeres y mucho menos, cualquiera que sea el que gane, son quienes nos habrán de sacar de este atolladero económico y social en que nos han sumido otros, que tampoco supieron estar a la altura del momento histórico que les tocó vivir.

Veracruz ha sido sumido en la desgracia, no sólo económica, sino también en la más triste de las situaciones de inseguridad y violencia. Y quienes llegarán, prometiendo en dos años resarcir décadas de saqueo y mala administración, no podrán hacerlo, porque no tienen ni la capacidad intelectual ni los recursos económicos a la mano para hacerlo.

Esto lo puedo asegurar porque, según lo que hemos visto, ni siquiera saben hacer un buen papel en un debate. Aunque, por lo que también han demostrado, de batidillos sí saben y más de uno es experto ecuménico.

 

Alejandro Hernández y Hernández

 Comentarios o sugerencias: motardxal@gmail.com

Comentarios

comentarios