El cliché de las campañas

0
13
Es muy difícil hacer compatibles la política y la moral.

 –Francis Bacon (si se ponen a investigar, descubrirán que fue un británico muy chingón).

En los gloriosos años 80’s (aquí puede sonar de fondo alguna música de violines), recuerdo que me la pasaba sentado frente a esa amiga, maestra y amante secreta llamada “televisión” por horas y horas en las tardes. Los días viernes eran muy particulares, ya que después de un buen rato de ver a He-Man partiendo madres a diestra y siniestra, por ahí de las 6.45 p.m. la barra de caricaturas era interrumpida por una voz legendaria de un señor que decía aquella mítica frase “nuestro siguiente programa, partidos políticos y al terminar, la Pantera Rosa”, en ese momento las mentadas de madre comenzaban a llenar mi cabeza, era el peor momento semanal de mi vida. Si bien el chingado bloque de partidos políticos duraba apenas 15 minutos, para mí era una vida eterna, podía ir a comprar tortillas al mercado, el cual se encontraba a 6 cuadras de mi casa, regresar, hacerme unas enchiladas suizas, limpiar un kilo de frijoles, hervirlos y el chingado bloque de partidos políticos no terminaba. Lo recuerdo bien, imágenes de mítines, personas hablando con el típico acento de político, en fin la cosa más pinchemente aburrida que uno se podrá imaginar, un sufrimiento para un niño de 8 años sin más distracción que la televisión de señal abierta.

Hoy la cosa ha cambiado, sigo viendo caricaturas, pero estoy más interesado en las cuestiones políticas que cuando era niño, vaya, creo que debo estar atento a que no cualquier pendejo nos gobierne, aunque creo que dadas las circunstancias, eso ya es mucho pedir. Cada ciclo es lo mismo, dan el disparo de salida, el cual ya los candidatos han estado esperando con ansias para iniciar las actividades más inverosímiles, decir los discursos más ridículos hasta hacer las más grandes pendejadas nada más para intentar conseguir el voto del pueblo, aunque muchas veces esto no sea necesario para ganar (saben a lo que me refiero).

¿Qué es lo que veremos? Empecemos por ver anuncios, muchos anuncios con las fotos llenas de retoque digital, si el candidato está chimuelo pues se le hace ortodoncia con Photoshop, si la candidata no tiene chichis, pues se las hacemos más grandes; anuncios de todos tamaños, colores y sabores, hagan de cuenta como condones en sex-shop; prender la televisión y ahí te va el spot, que escuchas la radio, ahí va el anuncio, que te vas al baño a ver porno en lo que cagas, pues te va tu video o banner del candidato. Regalos como estufas, despensas, sombrillas, agendas, tarjetas de descuento, balones, gorras, todo el escaparate de souvenirs existentes, sin olvidar la playera de rigor que terminarás usando los sábados por la mañana, cuando te pones a lavar el coche.

Los candidatos visitarán colonias, armados con una libretita dizque anotando cosas que la gente les dice y que al final del día terminará arrumbada en el asiento trasero de alguna camioneta blanca con vidrios polarizados; saludarán efusivamente al pueblo y ya en lo escondido se lavarán las manos con alcohol para desinfectarse, realizarán mítines en donde estarán personas paradas por horas a quienes les regalarán un refresco y una torta con una rebanada de jamón tan delgada que puedes ver a través de ella y quienes nunca saben a qué chingados van y mucho menos conocen al candidato. Ahora con las redes sociales se tomarán un chingo de selfies, porque pues es la moda y hay que entrarle a la modernidad, dirán las frases clásicas de “trabajaré para el pueblo”, “pelearemos por la igualdad y los derechos de la gente”, serán padrinos de quinceañeras, firmarán promesas ante notarios que después no cumplirán (sabes quién eres), abrazarán viejitos, porque todavía votan y esos votos cuentan, irán a algún evento deportivo para dar la imagen de que se preocupan por la salud y el deporte, harán bailes populares llenos de cumbia y sabor.

Después de las elecciones ¿qué sucederá? ¿seguirán dando regalos? ¿seguirán extendiendo la mano amiga? ¿las tortas tendrán más jamón? ¿se cumplirán las promesas? Creo que la respuesta la sabemos de antemano, de mientras, disfrutemos las campañas y toda la diversión que traen consigo.

Hasta la próxima.

[embedvideo id=”L2N8EaFMlE0″ website=”youtube”]

Mi Twitter: @eldoogie

Comentarios

comentarios