Estacionamientos en plazas comerciales, ¿gratuitos?

0
33

Estacionamientos gratuitos  en plazas comerciales de Xalapa

Mi ciudad, ante la falta de alternativas económicas, entiéndase: fábricas, maquiladoras, armadoras, etcétera, depende en gran parte de la actividad comercial, toda vez que la fuente de ingresos más importante, luego de ésta, es la burocracia y la docencia.

Mucha de esta actividad comercial se da en las varias plazas comerciales que la ciudad tiene, lugares a los que acude la población no sólo en busca de bienes y servicios sino también en busca de esparcimiento y diversión. Es por eso que ha causado gran beneplácito entre los xalapeños la recientemente aprobada iniciativa legislativa que elimina el cobro del estacionamiento en las referidas plazas comerciales, mismo que, hasta antes de promulgarse ésta, era una generalidad cuyo costo era fijado de manera arbitraria, se comprara o no se comprara algo en las diferentes tiendas en ellas ubicadas.

Sin embargo, y sin ánimo de demeritar lo aprobado por nuestros diputados, quisiera hacer una reflexión al respecto, misma que se fundamenta en la pregunta que da título a la columna de hoy: ¿Es, o será, verdaderamente gratuito el estacionamiento en las plazas comerciales? Yo afirmo que no lo será, y explico mi aseveración a continuación.

Los espacios de terreno destinados al estacionamiento de autos en los centros y plazas comerciales son, inmobiliariamente hablando, muy caros dada su ubicación y valor comercial; asimismo requieren de mantenimiento en sus recubrimientos: asfalto, cemento, etcétera, y en las estructuras que los conforman; precisan, además, de iluminación, pintura, limpieza, vigilancia, entre otros servicios. Todo lo anterior, por supuesto, está contemplado por los empresarios cuando una plaza comercial se construye, pero, definitivamente, su costo tiene que salir de alguna parte, ya sea elevando el costo de los locales, en venta o en renta, o, como pasaba antes de la nueva ley de gratuidad, mediante el cobro del estacionamiento.

Resultaría ingenuo pensar que los empresarios darán por perdido el dinero que recibían por el rubro de aparcamiento, pues como ya expliqué líneas arriba, los gastos de mantenimiento de esos espacios son constantes, por tanto dicho costo tendrá que salir de algún otro lado, esto es elevando las rentas o costos de los locales, por lo que los propietarios o arrendatarios de éstos tendrán que, a su vez, elevar el costo de las mercancías o de los bienes que ofrecen a sus clientes, mismos que a final de cuentas serán los paganos de los efectos de la ley que nos ocupa. Es, a final de cuentas, una simple cuestión de la oferta y la demanda de un servicio generado por la posesión de un auto, y un ejemplo más de cómo los costos operativos que genera éste se reparten entre todos los ciudadanos, aun entre los que no son propietarios de uno.

Es decir, las plazas no cobrarán el estacionamiento a cada uno de los autos que ahí lleguen, pero el costo que genere el mantenimiento de esos espacios tendrá que ser repartido, vía compras, entre todos las personas que adquieran un bien o un servicio, aun y cuando lleguen caminando o en camión.

Esto también sucede en todos los demás ámbitos de convivencia en los espacios públicos de una ciudad. Las calles y avenidas, puentes, pasos a desnivel, distribuidores viales, etcétera, son construidos con el dinero público, que viene de los impuestos de todos los ciudadanos, pero que, en la vía de la práctica, nomás disfrutan los que tienen auto. Sí, es verdad que todos necesitamos vías de comunicación para transportarnos, sin embargo no es lo mismo viajar en transporte público que en auto, porque el primero es un transporte colectivo, que debería de ser el ideal a alcanzar (suponiendo que éste fuera limpio, barato, cómodo, etcétera) y el segundo es un bien privado que goza de demasiadas canonjías y privilegios, aun a costa del peatón o de los derechos de la gente que usa otro tipo de transportes como la bicicleta, por ejemplo.

No quería echarles a perder los festejos por el estacionamiento “gratuito” en las plazas comerciales, pero alguien tenía que decirles lo que acabo de exponer. Lo siento.

 

Alejandro Hernández y Hernández

Comentarios, sugerencias o reclamos: motardxal@gmail.com

Comentarios

comentarios