Estupidez, una perspectiva teórica.

Estupidez, una perspectiva teórica.


Probablemente no le guste leer esto pero usted y yo somos estúpidos. Poco se discute porque asumimos desde un principio que somos medianamente inteligentes pero no, los seres humanos somos estúpidos por definición.

Pregúntese ¿por qué, si somos una especie extraordinariamente imbécil hemos sobrevivido tanto tiempo? Para los activistas de lo ecológico todo lo hacemos mal, para los humanistas, también, para los capitalistas siempre estamos a un paso del colapso por la guerra o la economía inestable. Al parecer no hacemos nada bien.

Creamos instituciones que limitan qué tan estúpidos podemos ser y también nos permiten mantener el nivel óptimo de estupidez necesario. Considere lo siguiente, la señalética de tránsito nos advierte de realizar actos potencialmente peligrosos.

Señales viales- xalapo.comTenemos reglas escritas y no escritas sobre cómo debemos ser idiotas, pero no demasiado como para morir, ni tan poco para ser mejores en lo que hacemos.

Algunos teóricos consideran que la estupidez se reduce en función de la cantidad de estudios realizados por cada individuo. Se ha sugerido incluso que hay sociedades más inteligentes que otras pero estoy en condiciones de asegurar que esto es absolutamente falso. La educación no limita la estupidez, sólo la refina. Pero básicamente un estúpido puede ser pobre o rico sin diferencia. Hemos descubierto que somos más tontos en función de la necesidad medir lo que nos pasa. Es decir, sólo parecemos notar las cosas cuando tienen tamaños grandes. No notamos la cantidad de autos en la calle hasta que se bloquean. La probabilidad de que una persona dada sea estúpida es independiente de cualquier otra característica propia de dicho individuo (Segunda Ley de la Estupidez).

Definamos la conducta idiota como el acto de impedir que los demás obtengan beneficios o logros o avances aún a pesar del perjuicio de quién ejecuta la conducta idiota. Esa persona que queda en medio del semáforo rojo y verde, bloqueando el tránsito en todos sentidos, es la ecuación perfecta de la estupidez.

Hemos descubierto que la estupidez no es un problema de actitud, es un problema de conducta. Por ejemplo, nosotros los fumadores, presentamos una conducta altamente estúpida, sin embargo tenemos la actitud correcta. Por otra parte, el conductor tiene un problema de actitud y también un problema de conducta. Lo cual nos conduce a la Primera Ley de la Estupidez: Siempre e inevitablemente cualquiera de nosotros subestima el número de individuos estúpidos en circulaciónDe tal modo que si usted no identifica algún idiota a su al rededor, es probable que usted mismo sea el idiota de la ecuación.

Es estúpido solucionar un problema usando la misma estrategia que lo creó en un principio. Ampliar las calles para solucionar el problema del congestionamiento vial es una conducta altamente estúpida. Algunos estúpidos causan algún daño moderado, sin embargo, cuando la estupidez está envestida de cierto poder, el daño es enorme y costoso. Delegamos nuestra estupidez en una autoridad, porque es más fácil de identificar la fuente de idiotez. No importa si es democracia o monarquía, son sistemas que creamos para enfocar nuestra estupidez y aliviar un poco nuestra vergüenza.

Podemos medir qué tan idiotas somos, usando variables:

A.Tasa de conducta idiota (TCi). Cuántas veces hacemos cosas que no solamente perjudican a los demás sino también a nosotros mismos.

B.Prevención de la Tasa de conducta idiota (PTCI). Si puede identificar y prevenir la conducta y además evitarla.

Estupidez - xalapo.comC.Grado de autoindulgencia (GAi). La cantidad de veces que nos perdonamos cosas que no permitimos a los demás.

La fórmula es la siguiente: TCi-pCti+GAi.

Se tiende a creer que la estupidez es equivalente a la candidez. Siempre existirá la tentación de asociarse con alguien potencialmente estúpido, pero esto no es posible porque a)se desconoce la naturaleza básica del ser estúpido y b)el ser estúpido siempre será potencialmente más estúpido. La Cuarta Ley dice: Se subestima siempre el potencial de la estupidez.

Mire la imagen y trate de identificar todas las conductas idiotas en la imagen. Ahora pregúntese ¿Cómo es que llegamos hasta aquí siendo tan extraordinariamente imbéciles?


Comentarios

comentarios