Guía para la vida: El humor, parte uno, inciso A.

0
25

Reímos para no llorar, es verdad. Cuando algo nos hace llorar nos sentimos identificados o sentimos empatía, por ejemplo, cuando usted se estrella no gentilmente el dedo pequeño del pie con la pata de la cama (no sentir dolor podría ser síntoma de un trastorno severo, consulte a su médico). Con la risa sucede algo diferente, reímos para distanciarnos, para ver de lejos algo que está en nosotros pero que ha sido mostrado como un elemento ajeno. De pronto alguien se tropieza y soltamos una carcajada ¿Por que? Porque no nos ocurrió a nosotros.

La risa es sublimación, diría un psicoanalista, aunque si le dan a elegir entre reír y coger uno siempre debe elegir coger porque son pocas las personas que lloran cuando cogen (por gusto).

El humor no es para todos, se necesita un contexto, un lenguaje común ¿Han escuchado el último chiste de moda en Reikiavik? Probablemente no, porque no nos importan los chistes que están lejos o fuera de nuestro ambiente cultural. Lo que nos da risa es lo que se parece a nosotros, lo que nos sucede a nosotros pero que no somos nosotros.

No se necesita ser humorista profesional para hacer reír, hay muchas técnicas (aunque a veces ni los “profesionales” las dominan). La ironía, por ejemplo, trata de dar a entender lo contrario de lo que se dice (¡Qué buen escritor es este tal Cannifex, que venga, le publicamos su libro!). El sarcasmo es burla (es una forma de ironía) donde se expresa una crítica evidente, en nuestro tiempo está sobrevalorada, claramente por lo sencillo que parece el humor sarcástico (Excelente humorista, Cannifex, nunca cambies). La hipérbole es una exageración (positiva o negativa) para crear imágenes (“Esas petacas me prenden bien fuerte el anafre” -Quevedo). En la narrativa el clímax es el punto de mayor tensión en una historia, pues el anticlímax requiere que usted decepcione (“Aquella sería mi mañana de gloria, mi Cinco de Mayo, mi coronación solemne, pero nomás me cagué”).

Es un error común confundir comicidad con humor, lo primero es únicamente el medio por el que se cuenta la historia, el humor es la técnica para provocar la risa. No todos los comediantes son humoristas porque no todos escriben su propio material y algunos ni gracias tienen (leer a Cannifex, por ejemplo).

Finalmente usted y yo nos reiremos siempre de todos porque en ese momento decidiremos distanciarnos de nuestras propias debilidades y defectos. Nos reímos de todo porque, invariablemente, somos una desgracia.

Comentarios

comentarios