La absurda equidad de género en las elecciones

0
42

Donde la igualdad no se discute, allí también hay subordinación.

George Bernard Shaw

Imaginen por un momento que hay un laboratorio donde están por descubrir la cura del SIDA donde tienen espacio para 10 de los mejores doctores investigadores de la materia en el mundo. Después de hacer la búsqueda de perfiles para cubrir las 10 plazas, descubren que hay 9 mujeres que sobresalen sobre los cientos de aspirantes y 1 solo un hombre. De pronto, llega el presidente del laboratorio y dice que, por causa de la equidad de género, tienen que ser 5 damas y 5 caballeros los que ocupen la decena de espacios. Algo absurdo, ¿no?

No hay duda, la mujer, hoy en día, ocupa un papel cada vez más y más preponderante en todas las áreas profesionales; las hay que sobresalen, en un mundo aún dominado por hombres, en todas las áreas, disciplinas, artes, deportes, etcétera. La política no es la excepción.

Sin embargo, el asignar por decreto y en nombre de la equidad de género una cantidad determinada de espacios para uno u otro género, es –a mi parecer- un ejercicio, como ya lo dije,  ¡absurdo!

Es cierto, hay mujeres más capacitadas y capaces para ocupar puestos públicos de elección popular que muchos de los hombres que hoy en día detentan el poder. El punto aquí es que también aplica a la inversa.

Ejemplos de féminas en el poder alrededor del mundo hay varios, desgraciadamente no los suficientes. Buenos ejemplos y malos ejemplos.

De 194 países existentes en el mundo, en 2014, sólo 17 (un 9%) tenían una Presidenta o Jefa de Gobierno. Hasta ese año, el mayor porcentaje de mujeres en el poder lo ostentaba América con un 17% de los 35 países del Continente, es decir, 6 en total: Argentina, Brasil, Chile, Costa Rica, Jamaica y Trinidad Tobago.

El siguiente en porcentaje era Europa que también tenía 6 damas al frente de sus naciones (Alemania, Dinamarca, Eslovenia, Lituania, Noruega y Suiza) pero, ante la totalidad de los 50 países que integran al viejo continente, solo representaban el 12%.

Asia solo contaba con 3 (7%); África tenía 2 (4%) y; Oceanía cero en los 14 países que integran el Continente isleño.

Juzgar, como siempre, es cuestión de criterio, por lo mismo, no daré mi punto de vista sobre las administraciones encabezadas por algunas de estas mujeres, sino números duros y fríos.

Angela Merkel - xalapo.com
Angela Dorothea Merkel (Alemania) quien ha aparecido en la lista de las mujeres más influyentes del Mundo (según la revista Forbes) diez veces en las últimas 11 ediciones

Como el ejemplo más destacado a nivel global actual tenemos a la canciller Angela Dorothea Merkel (Alemania) quien ha aparecido en la lista de las mujeres más influyentes del Mundo (según la revista Forbes) diez veces en las últimas 11 ediciones, nueve veces en el primer sitio. Ella ha presidido el grupo del G8 (grupo informal de países del mundo cuyo peso político, económico y militar tenido por relevante a escala global). Además, fue la ejecutora de una férrea política de austeridad y disciplina en Europa ante la crisis económica de los últimos años y mantuvo los efectos de la misma, al margen de la economía alemana que, actualmente, es la cuarta más fuerte de acuerdo al Fondo Monetario Internacional (FMI).

En América Latina se destaca Dilma Vana da Silva Rousseff quien se encuentra en su segundo mandato al frente de Brasil. Ella ganó reconocimiento al hacer frente a las denuncias y procesos por corrupción durante su gobierno, respondiendo con energía destituyendo a ministros y funcionarios. La República Federativa del Brasil (que es su nombre completo),  es actualmente la séptima economía más sólida del mundo de acuerdo al FMI.

Otras mujeres con poder en América Latina son Michelle Bachelet (Chile) quien actualmente cumple su segundo mandato; Cristina Elisabet Fernández de Kirchner, también en su segunda administración pero al frente de Argentina, su política fiscal actual representa una presión tributaria por encima de la media de Latinoamérica y su inflación anual, según datos oficiales, es del 11% y del 25.6% según consultoras privadas.

Hasta el año pasado, cuatro mujeres ocupaban la jefatura de estado en la América de habla latina: Rousseff, Fernández y Bachelet, junto a Laura Chinchilla (Costa Rica, 2010-2014), gobernaban en conjunto al 44% de toda la población que reside en la región: 263,5 millones de habitantes.

Hillary Clinton - xalapo.com
Hillary Clinton podría ser la primera mujer presidente de Norteamérica.

En América del norte, aún no ha habido una mandataria, sin embargo, la exprimera dama de los EEUU, Hillary Clinton, se presenta como la candidata demócrata para las elecciones de 2016, posiblemente la primera mujer electa para ocupar la oficina oval.

En el caso de México, 5 mujeres han contendido por la presidencia de la República, aunque hay que resaltar que, 4 de ellas con prácticamente nulas posibilidades de sentarse en la residencia de Los Pinos.

En 1982, Rosario Ibarra de Piedra fue la primera mujer en competir por este puesto. Se postuló por el Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) y perdió frente a Miguel de la Madrid. Se postuló nuevamente en 1988 y perdió frente a Carlos Salinas de Gortari.

Cecilia Soto González (Partido del Trabajo) y Marcela Lombardo Otero (Partido Popular Socialista), contendieron (y perdieron) frente a Ernesto Zedillo en 1994.

Para 2006, Patricia Mercado fue la aspirante del Partido Alternativa Socialdemócrata y Campesina. Perdió frente a Felipe Calderón.

En 2012, Josefina Vázquez Mota (mejor conocida como la Cuchichuchi), abanderó al Partido Acción Nacional quedando en tercer lugar con el 25.41% de los votos contra el 31.59% del Andrés Manuel López Obrador (PRD) y el 38.21% del candidato priísta Enrique Peña Nieto, siendo así, la mujer que más cerca ha estado de llegar a la presidencia de los Estados Unidos Mexicanos.equidad de género - xalapo.com

Hasta aquí con datos generales, volvamos al punto. Entonces, ¿por qué imponer el 50% de las candidaturas a mujeres y otro tanto a hombres?

Lamentables las declaraciones de algunos líderes de los partidos políticos que dicen que sufrieron para llenar los espacios y cederle los lugares a mujeres. ¿En serio?, ¡¿cederles?!

He ahí el más grande error. He ahí el por qué todos los partidos políticos tuvieron que “rellenar” sus planillas buscando personajes improvisados, destapando mujeres cuya trayectoria es más sentimental o familiar que política, sacando mujeres que ya estaban en algún puesto de elección popular y regresándolas a ser votadas en las urnas (a pesar de que hasta prometieron no hacerlo ante notario público).

Ojalá algún día, los mexicanos tengamos la oportunidad real de votar (o no votar) por los más capacitados y mejores prospectos para representarnos y servirnos y no por los parches que “cedieron” para “rellenar” una absurda cuota, sin importar el sexo, raza, religión, color, tamaño o equipo de futbol al que le vaya.

Epílogo.

Retomando el inicio, comparar a los 10 científicos que utópicamente descubrirían la cura del SIDA con políticos aptos en México, sé que fue algo exagerado. Pido disculpas a los investigadores del mundo.

Comentadas y comentarios, favor de enviarlos a fernando.quijano@gmail.com.

Comentarios

comentarios