La conquista de las banquetas

0
54
Banquetas de Xalapa - xalapo.com

Como vivir en Xalapa


Mi ciudad, casi todos los días, es testigo de cómo los peatones pierden pedacitos de banquetas en sus calles. Y no que se estén desbaratando porque estén mal hechas, eso no pasa aquí (ajá), sino que un día con otro los comerciantes, formales e informales (en esto ambos le entran por igual), le ganan terreno a los espacios naturales del peatón, ya sea para, los primeros, usarlos como sitios de estacionamiento, para colocar publicidad o como exhibición de mercancías y, los segundos, para colocar puestos de cualquier cosa que pueda venderse.

En este tenor el Ayuntamiento tiene mucho de complicidad, ya sea por omisión o por tolerancia, pues no se explica de otro modo tan flagrantes invasiones al espacio peatonal por toda la ciudad.

Hoy, para ilustrar esto que sucede en casi todas las calles de Xalapa, quiero poner como ejemplo a la avenida Miguel Alemán. Esta rúa cuenta, en algunas de las cuadras que la conforman, banquetas anchas, amigables para el peatón, o que lo serían si los comerciantes que las pueblan no las estuvieran invadiendo de manera tan vil e impune.

No hace falta más que recorrerla para comprobar que el que no le ha roto las guarniciones para permitir que se suban los autos a las banquetas, le ha colocado todo tipo de artilugios encima, como anuncios o techos para agrandar sus locales. Uno de éstos “empresarios” incluso, mero enfrente del multipremiado edificio de Servicios Municipales del Ayuntamiento, cercó el espacio frente a su negocio y puso mesas y sillas. Si un peatón cruza por ahí la calle tendrá que caminar unos ocho metros sobre el arroyo vehicular, con el peligro que eso conlleva, para encontrar por dónde poder pasar hasta la banqueta. Cerca de la secundaria federal No. 1 hay una carnicería que, siguiendo el ejemplo de los que levantan techos sobre las banquetas, hizo de ellas un auténtico tendajón y utiliza lo que alguna vez fueron las jardineras como tocinería. Y lo mismo han hecho otros tantos negocios de comida, estableciendo, por sus pistolas, un corredor de “terrazas” dejando que el peatón se las arregle como pueda.

Aunque el caso más evidente de maltrato a las personas que caminan se ha dado recientemente, pues en la esquina de la avenida que nos ocupa con la calle Cofre de Perote, una tienda de material eléctrico acaba de desparecer completamente las banquetas para construir un estacionamiento en toda forma sobre ellas, dejando, cuando los lugares que marcaron para los autos estén ocupados, si acaso cincuenta centímetros para que el peatón pase entre éstos y la pared. Esto es un abuso desde donde se le mire y un atentado terrible en contra las personas que usan sillas de ruedas, en contra la gente mayor que usa bastón, es más, hasta en contra las amas de casa que, si tienen que caminar por ahí cargando dos bolsas de mandado, o llevando a sus hijos de la mano, nomás no podrán pasar.

Hago un llamado al Ayuntamiento y a la Dirección de Tránsito para que metan al orden a quienes han invadido las banquetas y para que frenen este tipo de abusos en contra de los ciudadanos, digo, sino porque les importen mucho, cuando menos por congruencia con su discurso ese sobre la “recuperación de espacios”, pues mientras por un lado se ufanan de que los están recuperando cercando camellones y glorietas, por el otro dejan que gente sin conciencia ciudadana se posesione de las banquetas, permiten que las destruyan y, como en el caso del negocio arriba mencionado (Eléctrica Victoria, se llama), las transformen en estacionamiento.

 

Alejandro Hernández y Hernández

Comentarios, sugerencias o reclamos: motardxal@gmail.com

Comentarios

comentarios