Manifestantes cierran el centro de #Xalapa

0
20
Manifestantes en Xalapa - xalapo.com

Manifestantes en Xalapa


No importa el día, no importa la hora, no importa si llueve, si hace un calor de los ‘mil demonios’, si hay mitin político o si es tiempo de campaña, incluso no importa si son 800 personas o solo 8, leer esas siete palabras es el pan de cada día de los que vivimos en la capital: “Manifestantes llegan a Plaza Lerdo en Xalapa”.
Y, más allá de leerlas, lo sufrimos, lo odiamos, lo detestamos, nos estresamos, nos peleamos, chocamos por andar revisando desde el smartphone las redes sociales solo para enterarnos quién o quiénes son los culpables de semejante caos vial, del porqué en vez de hacer un recorrido de 35 minutos, tardaremos 2 horas y, de esta forma, saber si nos enojamos más o simplemente respiramos profundo y contamos hasta mil”.
La verdad es que cada quien, en lo individual, apoya o descalifica las manifestaciones dependiendo del cristal con el que se mira.
Por ejemplo, cuando son los 400 Pueblos haciendo esos shows denigrantes de bailes grotescos donde orillan a mujeres de escasos recursos a desnudarse para generar controversia y doblegar más pronto a las autoridades a su antojo, la gran mayoría nos ofendemos.
Por su parte, grupos territoriales como Movimiento Antorcha Campesina “toman” el centro de Xalapa a placer, cierran carreteras y bloquean caminos a las congregaciones aledañas a la capital bajo el pretexto de pedir terrenos para sus agremiados, mismos que previamente invaden y semi construyen improvisadamente.
En el caso de los antorchistas, se autodenominan como “la organización de los pobres de México”, contraste total con su secretario general a nivel nacional, Aquiles Córdoba Morán, que es un millonario dueño de una de las cadenas de gasolineras más grandes del país y que tiene colocados a sus familiares en cargos públicos.
Otro grupo, la organización Progresa Veracruz, hace marchas por Xalapa, llega al centro y lo cierra siempre amenazando con no salir de la Plaza Lerdo hasta que la Secretaría de Desarrollo Social les cumpla los convenios de apoyo a la construcción de vivienda signados en 2010.

Este grupo, además, ha llegado a manifestar que están dispuestos a volver a cerrar las válvulas poblanas que abastecen a la Atenas veracruzana si no cumplen sus demandas.
Caso interesante es el Partido Cardenista, liderado por el político Antonio Luna, el cual está integrado principalmente por gente humilde de comunidades y rancherías de diversos municipios del estado, sin embargo, a pesar de ser un partido político con registro estatal desde 2012, se sigue comportando como grupo como organización de movilizaciones de interés rural y son capaces de causar gran caos vial en Xalapa tan solo para pedir fertilizantes y plantas de café.
Esta organización, supuestamente política, ha sido señalada en reiteradas ocasiones por adueñarse de la Plaza Sebastián Lerdo de Tejada por instrucción con la finalidad de boicotear otras manifestaciones. De ser así, ¿quién manda realmente en ese grupo político y qué fines tiene?
Los arriba mencionados y varios más que, seguramente se me escapan, son conocidos por lucrar con la necesidad de gente humilde, de campo, de rancherías, seres humanos que, cuando bajan de los camiones que los acarrean y se les pregunta a qué acuden a la capital, generalmente responden “no sé, a mí me trajeron”.
Los xalapeños, en general, somos seres de urbe, por lo cual ni nos sentimos identificados con la mayoría de esos grupos rurales pero que, además, sabemos que la gente de campo son los menos beneficiados de esos movimientos mientras sus líderes se enriquecen o cobran favores políticos, por consiguiente, no nos gusta que desquicien nuestra ciudad con sus cierres de vialidades.
Cuando los que cierran la calle de Enríquez son empleados de gobierno, burócratas de bajo perfil pues, el sentimiento de rechazo no es tan grande pero, aun así, sigue siendo un malestar general, dependiendo de lo que pidan lo cual, generalmente, es que les paguen adeudos o les respeten sus prestaciones.
Por otro lado hay manifestaciones que polarizan los sentimientos de los xalapeños, algunos a favor y otros en contra.
Ejemplos hay muchos, las marchas de maestros y las de estudiantes son las más comunes. En lo personal he escuchado y leído en redes sociales infinidad de veces posturas de apoyo a este tipo de marchas y cierres de vialidades y posicionamientos en contra. La verdad es que, cuando son jóvenes o docentes e incluso padres de familia los que cierran la ciudad, son manifestaciones “tolerables” por la mayoría.
Un caso más aún con más apoyo (al menos desde mi perspectiva) es cuando se manifiestan jubilados y pensionados. Si a los que vemos son viejitos pidiendo que les paguen lo que les corresponde, tendemos a simpatizar con ellos y tener mayor consideración.
Por último, las manifestaciones que más “toleramos” y hasta simpatizamos, son las de las injusticias sociales, causas como las marchas por la paz realizadas en el gobierno de Felipe Calderón donde la gente, vestida de blanco, con velas y en silencio, se hace oír o las del gremio periodístico al que se le une la sociedad pidiendo justicia por los periodistas asesinados o, por ejemplo, el repudio absoluto a matanzas como la de los 43 normalistas de Ayotzinapa.
Al menos, esta es mi percepción, generada por lo que les oigo y leo todos ustedes.
Epílogo.
Tengo la teoría de que las pinturas selváticas, esas gachas que mandó a pintar Elizabeth Morales en el Viaducto del centro, son para que los manifestantes sufran ante tan feas imágenes cuando se metan a resguardarse de los aguaceros xalapeños.
P.D. Felicidades al grupo oriundo de las redes sociales, “Xalapo”, por la apertura de espacios críticos, plurales, sociales y propositivos con tintes de sarcasmo del acontecer diario de la ciudad.
Conózcalos en Facebook.com/team xalapo; en twitter en @TeamXalapo; en radio por streaming todos los miércoles a las 9 pm por alterego.listen2myradio.com y; en su sitio web, xalapo.com
Dudas, comentarios y comentadas, enviarlas a fernando.quijano@gmail.com

Comentarios

comentarios