No tiene la culpa el indio: el sueño guajiro de Cuitláhuac

0
64
Cuitláhuac García xalapo.com

Por: Rogelio Rueda

“¡Ni en su casa lo conocen!”, publicaban los medios de comunicación justamente hace poco más de un año en enero del 2015 cuando el hasta ese entonces catedrático de la agonizante Universidad Veracruzana hacía pública su intención de contender por la diputación federal del distrito de Xalapa Urbano por el partido Morena, entrando en competencia directa en contra de una candidata en franca decadencia y sin un ápice de credibilidad. El resultado fue el esperado. No había de otra: el 7 de junio del 2015 el ingeniero Cuitláhuac García fue electo diputado federal.

Con bombo y platillo los adeptos de su partido a nivel nacional anunciaban que Veracruz, después de la ahora Ciudad de México, representaba el estado donde tal agrupación política había encontrado su bastión, debido a la victoria en dos de los 30 distritos electorales. A partir de ese momento una apasionada relación política surgió entre el amoroso líder y el de la capital de Veracruz. Párvulo y mentor. Ahijado y padrino. Empleado y patrón.

De cara al proceso electoral más incierto del estado, dicho sea de paso por una gubernatura de tan solo dos años, el redentor tabasqueño anuncia que la esperanza de Veracruz radica en su flamante diputado que suma apenas seis meses de experiencia política. El sueño de Cuitláhuac es ser gobernador.

Como el chivo que pegó un reparo

A mediados del 2015 la desbocada carrera política del ahora diputado con licencia había comenzado. Cual provinciano promedio y con parsimonioso entusiasmo en sus redes sociales daba cuenta a los allegados de sus nuevas aventuras en la capital.

Ya con fotos desde San Lázaro o chistoretes simplones, que solo contestan con emojis risueños dos o tres lambiscones, Cuitláhuac se ganaba poco a poco la simpatía de sus seguidores en la red de redes, quienes asombrados, no podían creer que un diputado federal, vaya, un político, también subiera a Facebook fotografías de su comida, memes creados por él mismo, selfies en su curul, en el puesto de tacos, plazas, calles, y por qué no, hasta en el espejo de su baño. Vaya, ¡un personajazo!Cuitláhuac García - xalapo.com

Como su padre putativo Cuitláhuac no cree en los independientes, ni cree en la crítica, o dicho sea de paso, en la prensa libre a causa mal del “complotismo”, síndrome paranoico de carácter totalitario que adopta como estandarte la máxima evangélica “el que no está conmigo, está contra mí”.

Si algún medio de comunicación lo cuestiona en temas polémicos automáticamente su respuesta será: “esa pregunta viene de allá”, en clara referencia a Palacio de Gobierno; como si estuviera por el rumbo de Actopan viendo chayotes por todas partes.

Su carácter volátil y arrojado quedó demostrado el pasado mes de noviembre en la ciudad de Xalapa, donde impidió la entrada al recinto donde se llevaría a cabo la evaluación a maestros tal y como lo establece la polémica reforma educativa. Ya poniendo barricadas o repartiendo manotazos a policías (de acuerdo con el registro fotográfico de ese día) el diputado creyó hacer  las de paladín de la justicia social incitando al desorden y el caos. Días más tarde, durante el excedido desalojo de jubilados del Instituto de Pensiones del Estado, Cuitláhuac se hizo el desentendido.

Tal actitud evidencia que uno de sus compromisos, el compromiso de su partido, es luchar hombro a hombro junto con el grupo subversivo autoproclamado Magisterio Disidente en búsqueda de la posible revocación de la Reforma Educativa a cambio de votos. Así se lo pidió el patrón.

En los verdaderos conflictos sociales del estado tales como la falta de pago a su alma mater, las injusticias contra pensionados, el sobre endeudamiento de la entidad, y una estrategia de seguridad pública comprometida, Cuitláhuac no solo se ha mostrado indiferente, sino que además hasta ha llegado a pronunciar que él no gestionará ni un solo peso para obra pública del distrito que votó por él.

PARA PIE DE FOTO
“Querido feisbuc, ¿quién es el más bonito de mi página?”

Las constantes reuniones y giras de promoción con AMLO, las selfies y el cotorreo en su Facebook, así como las constantes acusaciones contra quienes, dice el ingeniero, se dedican a descalificarlo, esas sí, ocupan su agenda política.

Incluso, hay quienes señalan que en estructuras muy profundas existe en el estado un entendimiento entre Regeneración Nacional y el tricolor, toda vez que ante la serie de determinaciones contraproducentes de la actual administración los de la esperanza han hecho como los monos sabios: no ven, no oyen, no hablan.

La Morena esperanzada

Previendo el mapa electoral de cara a la sucesión presidencial es imperativo que Morena se configure como el único partido de oposición a nivel nacional, y puede que hasta encabece una coalición con los otros partidos que en otroras elecciones abanderaron a Andrés Manuel, a pesar de que el precandidato a la gubernatura de Veracruz ha dicho que con el PRD ni a la esquina.

La encomienda de Cuitláhuac en las próximas elecciones es abrir cancha y posicionar el distintivo morenista para el 2018. Impensable que pueda ganar la elección de este año. Habrá que esperar a que la campaña arranque para desmenuzar las propuestas del partido que abandera al ingeniero García, quien hasta la fecha, como se ha visto, únicamente ha demostrado intolerancia, ingenuidad e inexperiencia política. Después de todo bien dicen, no tiene la culpa el indio.

Comentarios

comentarios