Nostalgias xalapeñas

0
101

Han pasado muchos viernes de algunos cuantos (muchos) meses desde que me quedé sin pilas para escribir en este bonito y concurrido lugar, sin embargo los vientos del norte y los aguaceros torrenciales de los últimos días me dotaron de la energía necesaria para retomar mis quehaceres expresivos, por no decir que un buen día me cayó un rayo como de Thor que me despertó de mi letargo y me ordenó volver al buen camino de la escritura pizpireta y jocosona para el Team Xalapo.

En esta ocasión, tal y como lo había anunciado con anterioridad, les comparto la segunda parte (que en realidad es la primera, ya saben, casos y cosas de una confusión garrafal) del video que mis señores padres grabaron y protagonizaron en la Xalapa de 1977. Y ya que no tengo gran cosa que opinar al respecto (mi llegada a este mundo ocurrió un par de añitos después), preferí hacer una especie de ejercicio periodístico e ir directo con la fuente para saber sus impresiones acerca de semejante testimonio audiovisual a 31 años de distancia.

Así pues, les dejo aquí las palabras de mis padres acerca del video, pero sobre todo, acerca de lo que esta ciudad representa para ellos.

En caso de que no hayan visto el post con el video anterior, vayan de volada a esta liga. Si ya lo vieron entonces no me hagan el menor de los casos y prosigan su lectura.

Mi papá (productor, camarógrafo, editor):

“Las imágenes se hicieron en 1977 y se hicieron porque yo había recibido ya la noticia de trasladarme de ciudad por razones de trabajo (…), entonces se me ocurrió que teniendo la cámara para dejar testimonio de los lugares más representativos de Xalapa, pues se me ocurrió hacer un recorrido y pedirle a mi esposa que fuera la que sirviera ahí de modelo, aunque ella con dificultades porque estaba en vías de recibir a nuestra primer hija que nació en ese mismo año pero en mayo. Todas estas imágenes que quedaron en el documento fueron hechas en marzo, justo el día de San José, el 19 de marzo, y se hicieron un poco rápido, de hecho la grabación en varias partes de Xalapa se hizo el mismo día, invertimos ahí dos tres horas (…), y bueno, fue todo un circo porque no había videos, este material se hizo usando una camarita simple, sin sonido, una cámara que se compraban los rollitos, el rollito duraba 3 minutos y era carísimo, porque vendían la opción del revelado, entonces compraba uno el rollo y una vez que se agotaba la grabación había que llevarlo a revelar porque estaba sellado el disco, y en el taller, en las casas donde hacían esto, pues revelaban ya con el precio del material. En aquellos años cada rollito costaba en aquella moneda, cerca de 400 pesos. (…) Se compraban por lo general en la casa Frutis, era el lugar, el único que existía. Ahí te revelaban los rollos y ahí llevabas los rollitos, ahí te los recibían y ahí te los revelaban y ya te los daban.

Parte de haber grabado este material fue por eso, por el cariño que le tengo a esta ciudad, por los momentos que vivimos, es la ciudad que nos ha recibido hasta ahorita, desde hace 41 años… Han sido muchos años.  Guardo esas imágenes porque precisamente aprecio mucho a esta ciudad. Una vez que nos fuimos de aquí regresábamos cuando teníamos vacaciones, no había oportunidad que perdiéramos de venir a Xalapa, a visitarla, tuvimos la oportunidad de regresar y aquí seguimos.”

Mi mamá (la modelo un poco panzona):

“Para mí sigue siendo la misma Xalapa, aunque ahora, bueno, somos muchísima gente más, hay muchísimo tráfico, pero los lugares emblemáticos que pudimos recorrer como los Berros, como la Ciudad Universitaria, pues siguen siendo hermosos, están ahí, y para mi es muy importante porque es la ciudad donde yo quería pasar mi vida, donde yo quería estar, y la verdad es que yo me enamoré de esta ciudad porque mi padre venía mucho a Xalapa y a Veracruz [del Distrito Federal], y él como que nos inculcó el amor a este estado.

Una parte de mí sí se siente xalapeña, pero pues mis raíces son del DF y yo me siento defeña (…), pero sí, mi corazón está aquí, definitivamente. Yo creo que ya no me sacan de aquí, aquí me muero.”

 

Xalapa Old Segunda parte from Ra G Viguri on Vimeo.

 

Tal vez mis aptitudes como reportera (no del crimen) son poco eficientes, pero la intención era ponerle una voz simbólica a estas imágenes que muestran una ciudad hermosa, limpia, tranquila; una que en esencia sigue siendo la misma y que a más de tres décadas ha evolucionado de muchas formas, algunas para bien y algunas otras para no tan bien.

Sirva este testimonio, visual y escrito, para sentir esa nostalgia por los tiempos pasados pero, sugiero, no para creer que todo tiempo pasado, sólo por ser pasado, fue mejor. Si bien hay muchísimas cosas por hacer en la capital que nos acoge, también es cierto que hay muchas otras que valorar, y que vivimos en un sitio privilegiado en incontables maneras. Ahora sí que parafraseando a la Anahí de Chiquilladas, “bueno, eso digo yo”.

Y como lo mío lo mío es hablar de televisión, y ya que estamos en este mood retro chiquillezco no me queda más que decirles “nos vemos en el espejo… ¡adiós, tú!” (snif si no no captaron mi legendaria referencia).

 

Twitter: @pochacas

Comentarios

comentarios