Todos vamos al Teatro del Estado

0
35

Segunda llamada, segunda


En la primera parte de esta nueva serie llamada “Todos vamos al Teatro del Estado”, señalaba que efectivamente, el 99.99 por ciento de los que vivimos en Xalapa nos ha tocado ir a este recinto al menos una vez en nuestra vida, más por festivales escolares que por gusto a las artes escénicas.

Y como ya se me está haciendo costumbre, daré algunas recomendaciones para cuando les toque ir por alguna obra teatral.

Sí, ya sé que nadie pidió tips o sugerencias, pero es que en verdad es molesto tanto para los actores, como para los demás espectadores cuando alguien desde su cómoda butaca roja, hace algunas de estas cosas:

[dropcap size=dropcap]1[/dropcap]No comer fritangas durante la obra. El momento preciso cuando abren una bolsa de plástico metálico de papas, de cacahuates o pepitas es sumamente desagradable, molesto y de mal gusto. De veras.

[dropcap size=dropcap]2[/dropcap]Uso del teléfono celular (o del móvil, como dicen los españoles). El brillo de la pantalla del iphone casi nos deja ciegos en una sala a oscuras y nos da clara señal de que ese espectador tiene otras prioridades que no son la función en sí.

[dropcap size=dropcap]3[/dropcap]Llega a tiempo. Las obras y/o conciertos en el Teatro del Estado son generalmente programas a las 20:00 horas. ¿Qué les cuesta llegar 5 minutos antes? Muchos llegan hasta media función, interrumpiendo, molestando a todos los de la fila al pasar, etc, etc.

[dropcap size=dropcap]4[/dropcap]Ir cómodo no es igual a fachas. No juzgo, créanme, pero una cosa es ir en modo cómodo y placentero al Teatro y otra muy distinta presentarse en pants y sin bañarse. Hasta parece un insulto.Teatro del Estado - xalapo.com

[dropcap size=dropcap]5[/dropcap]Si te gustó la obra recomiéndala. Ya que se la pasan 24/7/365 en sus redes sociales, aprovechen para hacer comentarios positivos.

[dropcap size=dropcap]6[/dropcap]Cuchichear. Si bien uno comenta con el acompañante la obra, ponerse a platicar sobre el chisme de la comadre, lo que pasó en la oficina o el resultado del partido de futbol, puede esperar. Cuando los espectadores “cuchichean” pueden incluso desconcentrar o distraer a los artistas. Es en serio.

[dropcap size=dropcap]7[/dropcap]Aplaude a morir. Bien dicen que el aplauso es el alimento del artista, si gozaste y viviste escena tras escena demuéstraselo a los actores. Confieso que a veces me he parado y gritado ¡Bravo! Cuando la ocasión lo amerita y porque también me gana el impulso.

[dropcap size=dropcap]8[/dropcap]No dejes basura. Aunque hay personal para limpiar las salas del Teatro del Estado, no significa que tú puedes dejar la bolsa de papas en el pasillo o peor aún, atorada en la butaca. (Aunque insisto no se debe comer fritangas durante la función).

[alert type=alert-white ]El Dato[/alert]

  • El Teatro del Estado se inauguró el 1 de enero de 1962. Teatro del Estado - xalapo.com
  • La construcción fue resultado de la gestión del ex gobernador de Veracruz, Antonio M. Quirasco.
  • Fue proyectado por el arquitecto Pablo Boeck, y construido entre 1959 y 1962.
  • Se ofrecen visitas guiadas programadas para que puedan conocer la historia del recinto

Esta es pues, la segunda llamada de la serie “Todos vamos al Teatro del Estado”, en la tercera abordaré otros aspectos sobre este edificio que ha recibido aplausos y chicles pegados al por mayor.

PD: Si les gustó compartan… si no también.

No sean gachos, síganme: @susanacordova

 

Comentarios

comentarios