Videos de bodas; el kitsch de los pirrurris.

0
89
Vídeos de bodas - xalapo.com

Videos de bodas; el kitsch de los pirrurris

Un subgénero que salió de Guatemala para llegar a Guatepior

[dropcap size=dropcap-big]C[/dropcap]on la convencionalización del vídeo hace aproximadamente unos 40 años y principalmente con la posibilidad de grabar en cinta (tapes) se inauguraban, sobre todo,  nuevos nichos de mercado para los realizadores audiovisuales.

Vídeos de bodas - xalapo.comEn esencia estábamos frente al primer abaratamiento masivo de la imagen en la historia y su implementación no tardó demasiado en dar sus primeros frutos; surgieron de esta manera algunos formatos y subgéneros que hoy nos son tan comunes y cotidianos como la televisión re-transmitida, el videoclip, el vídeo-reportaje, la telenovela, el vídeo home, el vídeo social, etc., o incluso algunos que han  caído afortunadamente des uso como el vídeo snuff (aunque siguiendo la tónica, hoy tenemos cosas peores).

Y así llegamos señoras y señores a los tan populares vídeos de bodas que se mantienen vigentes desde hace décadas y que gracias a su estética propia, vídeos larguísimos e insufriblemente aburridos, han conformado un subgénero al cual podríamos considerar eminentemente pornográfico en el sentido conceptual del cine porno; una narrativa mínima,  la obviedad como eje rector, y la carencia de todo tipo de sensibilidad o en una sola palabra, la estética de lo grotesco.

mr-bean-boda-real - xalapo.comEs decir,  en el cine pornográfico encontramos narrativas extremadamente básicas que de alguna manera justifican la razón de ser de la película completa ( el acto sexual) , por lo general son 4 o 5 y suelen ser  totalmente predecibles, tales como un electricista que llega a la casa  para hacer reparaciones y se encuentra con la dueña de la casa en bata, o unas mujeres policías que comienzan a hacerle una revisión de rutina a un supuesto ladrón, etc., acto seguido se desarrolla toda la película, una larguísima relación sexual absolutamente inverosímil y que deriva en una estética de lo extravagante donde todo queda explicito y las imágenes son tan obvias que cumplen únicamente la función de resaltar ciertos estereotipos.

El vídeo de bodas en este sentido guarda ciertas similitudes en su concepción, de la misma manera la narrativa en estos vídeos es completamente  básica y predecible a grado tal que pareciera constituir la secuela o la segunda parte de la película de los “XV Años”, la reproducción del estereotipo de la realeza europea.

En esta segunda parte la princesita de los “XV Años” después de sortear inimaginables pruebas, logra su objetivo de casarse y enamorar al príncipe azul (o viceversa) para juntos vivir felices por siempre.

Vídeos de bodas - xalapo.comLas imágenes comúnmente utilizadas en este tipo de vídeos llegan a extremos tales como mostrar los platos utilizados en el banquete, los arreglos florales, los anillos, los vestidos o trajes, y todo lo que sea necesario para demostrar y ostentar la supuesta piedra angular de todo matrimonio que es, la solvencia económica.

El uso de estos vídeos como la legitimación de un sueño de vida, las narrativas basadas en el cliché, la extravagancia de las imágenes utilizadas y los estereotipos malamente importados, hacen de estos vídeos la prueba visible de una cultura kitsch en las clases pudientes o aspiracionales.

[embedvideo id=”l–8pWM5eSE” website=”youtube”]

En años anteriores mientras el video social conservó su naturaleza de tipo documental, sirvió como proveedor de contenidos para los programas cómicos  de televisión del tipo candid camera, y en el caso de México en particular para los emblemáticos “Sopa de Videos” o “Cámara Infraganti” del presentador Oscar Cadena.

[embedvideo id=”VfrZshjfc-c” website=”youtube”]

Habría que decir que en ocasiones la transparencia en la mirada de estos realizadores, en muchos de los casos improvisados o empíricos, ha llamado la atención de varios directores cinematográficos respetados, como es el caso de Alejandro Gonzales Iñárritu donde en su película Babel filma la secuencia de una boda mexicana, la cual él mismo asegura haber copiado íntegramente de un vídeo de bodas que le mostrara una de sus trabajadoras domesticas;

En este mismo tenor documental , los vídeos de las llamadas Entregas de Gallo, por ejemplo,  se vuelven verdaderos documentos de algunos usos y costumbres compartidas por muchos pueblos a lo largo del continente americano.

El propio Fernando Eimbke realizó un cortometraje basado en una escena típica de este tipo de vídeos, o qué decir del caso de la histórica Festen (La Celebración) de Thomas Vinterverg , aunque enmarcada directamente en los estatutos del Dogma 95 tiene alusiones directas a los vídeos sociales.

[embedvideo id=”B6a8z-AXfYs” website=”youtube”]

Desafortunadamente la naturalidad y espontaneidad propias del carácter documental del vídeo de bodas está en riesgo y por tales motivos podría decirse que el genero estaría pasando por su peor momento.

Con la supuesta evolución del vídeo social propiciada por la llegada de las cámaras DSRL brindando un look cinematográfico (únicamente el look), pareciera que los realizadores sociales han cambiado su estética y han evolucionado hacia nuevas formas de experimentación audiovisual. Intentando dar realce y dotar de cierta importancia al hecho, realizan entrevistas con los protagonistas y los participantes, musicalizan de manera celestial las secuencias en cámara lenta, utilizan de manera excesiva las tomas realizadas con drones aéreos y todos los artificios técnicos para hacer digerible un larguísimo vídeo que después de algunos años las parejas esconderán en el baúl de los recuerdos al darse cuenta de lo ridículos que lucían años atrás y el contrapunto que generan los cambios de la sociedad en cuanto a modas y tendencias se refiere. Con estos montajes se despoja de todo rastro de espontaneidad y la imagen pierde su capacidad natural de documentación.

Recordemos que la característica primaria de la imagen en movimiento es la trascendencia en el tiempo, la reproducción constante y la propia reinvención al paso de los años; cualquier película que no pase la barrera del tiempo es por lógica, una película fallida.

[embedvideo id=”YtTCMsUtUgE” website=”youtube”]


[alert type=alert-red ]GLOSARIO[/alert]

 

Kitsch

[se pronuncia aproximadamente ‘kich’] adj./s. m. Se aplica a la estética que resulta de mal gusto o pasada de moda pero pretende ser elegante, distinguida y moderna imitando objetos o estilos artísticos ya superados

  1. (voz al.) m. Tendencia artística de fines del siglo XVIII que se caracterizó por su ostentosidad pretenciosa, su barroquismo y su mal gusto.
  2. De esta tendencia artística o relativo a ella, especialmente referido a los elementos decorativos excesivamente recargados y pretenciosos:
    estética, lámpara kitsch.
  3. -m.Díc. de la estética burguesa de mal gusto.
  4. Díc. del objeto de mal gusto.

Pirrurris

  1. Personaje del cómico mexicano Luis de Alba (Veracruz 1945) .
  2. Nombre que se utiliza por extensión en México para denominar a las clases adineradas pero sin cultura.

[embedvideo id=”Ayo6gNpRnfQ” website=”youtube”]

Entrega de Gallo

[embedvideo id=”fWrFcPJcqsk” website=”youtube”]


 

Comentarios

comentarios