Y ahora qué…

0
17
Universidad Veracruzana - xalapo.com

La Universidad Veracruzana


El 10 de marzo se vivió un evento como hacía mucho no se veía en Veracruz o en algún otro estado del país, los jóvenes que estudian en la Universidad Veracruzana salieron a manifestarse, a exigir que el gobierno estatal pague el dinero que adeuda a dicha institución y lo hicieron convencidos de que su exigencia será cumplida. Fueron acompañados por las autoridades de esa casa de estudios, así como de maestros, administrativos y exuniversitarios que no quieren que la Universidad Veracruzana sufra las consecuencias de un gobierno que entre muchas otras cosas ha errado absolutamente en su manejo administrativo. Los universitarios están en todo su derecho, ese dinero que se le debe a la universidad tiene que ser entregado, pues no es posible que el gobierno estatal actúe de una manera tan irresponsable atentando contra la educación pública que a final de cuentas es un derecho constitucional.

Pero, y aquí es donde la puerca podría torcer el rabo, y no me refiero a quienes ustedes se imaginan, ¿qué sucede con ese dinero, al interior de la universidad, qué hace la universidad con esos recursos cuando los tiene, verdaderamente podría desaparecer sí no se le pagara todo lo que se le debe? Obviamente yo no soy administradora ni mucho menos, pero por lo poco que conozco sobre el tema sé que evidentemente tienen un presupuesto designado para cada espacio y rincón que manejan y que ese presupuesto en lugar de aumentar ha disminuido,  afectando así la posibilidad de que todas las áreas académicas y administrativas progresen y optimicen sus servicios, pues la probabilidad de que se ofrezcan cursos extras, conferencias o viajes académicos a los jóvenes disminuye así como la capacidad de proveer al administrativo de los insumos mínimos, requeridos para el desempeño de sus actividades, como hojas, cartuchos para impresoras, etc.Todos Somos UV - xalapo.com

Hasta ahí todo es perfectamente entendible, aquí lo que resulta destacable es que la mitad o un poco más de la mitad del dinero que la universidad recibe se designa a los sueldos de todo el personal que labora en sus instalaciones, y como comprenderemos esa nómina se ha vuelto insostenible. Existen evidentemente, profesores que sólo trabajan por horas, y me imagino, no lo sé de cierto, que debe haber por ahí uno que otro administrativo que labore en iguales condiciones, pero también dicen por ahí que la gran, gran mayoría de sus académicos, investigadores y funcionarios en activo, comisionados y retirados cobran jugosos cheques quincenales, además de una serie de privilegios como pago de viáticos por viajes al extranjero o dentro del país, comidas, cuentas de celular y una larga lista interminable de prebendas, que hay exrectores que hasta en helicóptero viajaban a los eventos programados en los campus que se encuentran repartidos en el estado o funcionarios de medio pelo que pagaron en su momento, con recursos de la universidad veracruzana las bodas de alguno de sus hijos, investigadores que no investigan nada y se la llevan tranquilamente o cachetonamente cobrando sus bonos de productividad o pilones sin entregar un trabajo relevante, incluso, dicen,  funcionarios incrustados en el actual gobierno que cobran un sueldo en la universidad y uno que otro periodista crítico del sistema que cobra en la Universidad Veracruzana y en donde se pueda.

Supongo que en este momento muchos dirán que eso no es cierto y no estoy ni acusando ni tampoco defendiendo a nadie, sólo me parece que a veces vemos la paja en el ojo ajeno y no la viga en el propio,  es indiscutible que el gobierno no ha cumplido con la universidad y que esto implica un gravísimo riesgo para la misma, es irrefutable que están en todo derecho de exigir la entrega de ese dinero de manera inmediata, pero me parece que la universidad está obligada a transparentar el uso de sus recursos y sobre todo a optimizar el dinero que recibe de nuestros impuestos (en teoría) dejando de lado en estos momentos de terrible crisis los privilegios que algunos gozan en esta institución y solidarizándose con los únicos verdaderamente afectados en todo este sainete que son los jóvenes universitarios y los próximos niños y jóvenes candidatos a formar parte de una institución académica que ha sido piedra fundamental durante 70 años del desarrollo y cultura en Veracruz, porque evidentemente esta crisis es grave y los únicos que tienen muchísimo que perder verdaderamente, son ellos, los jóvenes universitarios que ese día inolvidable gritaron a todo pulmón: “Duarte, ratero, devuelve el dinero.”

Comentarios

comentarios