Abrazos Verdes, Emprendimiento abrazador

0
632
Abrazos Verdes - xalapo.com

Abrazos Verdes, Emprendimiento Abrazador

Por: Pochacas


Ni los académicos ni los analistas financieros ni los más atinados adivinos del espectáculo han podido resolverme una terrible duda existencial: ¿soy o no soy parte de la generación Millennial?

No es que sea una de esas cosas que me quita el sueño, pero hace algunos meses leí que el 93% de las mujeres mexicanas que pertenecen a esta generación quieren emprender, haciendo referencia a las damitas que nacieron entre 1979 y 1997, y pues entré en una confusión total porque en otros muchos textos los enmarcan entre 1980, 1981 y hasta 1982. ¿O sea, cómo? He pasado una vida creyendo que soy de la generación X y ahora resulta que ya me cambiaron de etiqueta. No hay que ser, si yo soy del mismísimo año de Los ricos también lloran y ser parte de la colita setentera me ha dado siempre un cierto y misterioso glamour (eso digo yo).

Lo único que realmente rescato de la nota que entre otros portales replicó la Revista Entreprenour es justamente eso de que las connacionales mostramos mayores aptitudes para emprender, para aspirar a mayores expectativas en el mundo laboral, y que encontramos en las herramientas digitales un gran aliado. Y es que entre eso, aunado a una crisis moderada pero real, y en algunos casos, un cosquilleo creativo que no nos deja las manitas quietas, muchas mujeres estamos justamente en ese punto en el que o queremos y nos estamos animando, o lo estamos haciendo con todos los miedos del mundo, o ya tienen un camino andado lleno de errores y aciertos, pero andado al fin. Yo me encuentro exactamente en el segundo momento.

Hace poco tiempo dejé a un lado mis labores de Godinez para arrojarme a los brazos de la vida entreprenour. Creyendo yo que era cosa sencilla, le di seguimiento a un proyecto que ya tenía algunos años guardadito en el cajón de los sueños a largo plazo y me dispuse a ciber establecer una tiendita ecológica online llamada Abrazos Verdes. Como mis pasiones televisivas no son fácilmente redituables (algún día lo serán, no pierdo la esperanza), me decidí a explorar otra de mis pasiones que en realidad es más bien un gusto por compartir productos y marcas que me ayudan a llevar un estilo de vida mucho más amable con el medio ambiente y la naturaleza, desde mis consumos más cotidianos, como la botellita del agua de acero inoxidable que me acompaña a todas partes, hasta ciertos productos con los que hasta mi bella y fiel Tokotina contribuye a la causa, como bolsitas biodegradables para recoger sus apestosas popós (inserte aquí el emoji de la poop, de favor).

Abrazos Verdes - xalapo.com

Así, haciendo acopio de muchas horas de investigación, de todas las herramientas que están al alcance de mi mano para darle vida, de amables personas que me han prestado dinero, oído y hasta un hombro para llorar cuando es estrictamente necesario, mi tiendita nació hace casi un año (para mayor exactitud el 16 de octubre) y desde entonces todo ha sido un aprendizaje verdaderamente insospechado, lleno de sorpresas, de emociones de todo tipo, que no siempre son positivas; de situaciones que conoces y resuelves sobre la marcha, de gente que aparece en tu camino para compartir tus nuevas afinidades. Toda una cosa linda, en resumidas cuentas.

Abrazos Verdes - xalapo.comHace justamente un año, cuando la tienda parecía una maqueta que aún no tenía muchos pies y mucho menos una cabeza, me mantenía muy firme en mi postura de que por razones de dinero y seguridad la tiendita funcionaría únicamente vía internet, suponiendo que el flujo de personas que hacen estas transacciones encontraría muy familiar el pago vía Paypal y los envíos directos a la puerta de su casa a través de las entregas por motos, y no fue hasta que una persona que conocí recién creada la tienda me invitó a ser parte de su propio emprendimiento, que entendí el valor de ir un pasito más allá de la pantalla. Así fue como llegué a la primera edición del Mercado Vivo Xalapa, un espacio que nació a finales de noviembre del año pasado y que forma parte del reciente (y muy feliz) boom de los mercaditos que está llegando a esta bonita capital. Con sus características particulares, es decir, conjuntar a marcas que tengan productos locales, artesanales, ecológicos, saludables y naturales, el Mercado Vivo apuesta por traer a una zona específica de la ciudad (la parte sur, específicamente en las Ánimas), el mismo ambiente que se vive ya en lugares como Coatepec o Xico.

Abrazos Verdes - xalapo.comY aunque existen muchos más que de igual manera incentivan a los emprendedores locales, a los artesanos, a los pymes de todo tipo (tales como Fin de Mercadito, Lunático Bazar, Expo Venta Xalapa, Tenderete Bazar Creativo, Alas y Raíces, Extraordinario, entre otras muchas opciones, sin olvidar el ya clásico Tianguis Agroecológico Xalapa, que acaba de mudarse de Radio Universidad a la Facultad de Artes Plásticas), yo he encontrado en el Mercado Vivo un foro bien importante para conocer a mucha gente afín a mi proyecto/forma de vida, pero también con gente que poco a poco se ha convertido más en amigos que en clientes (y amigos que se han convertido en clientes), que encuentran en esta opción algo que beneficia a sus vidas pero que también nos beneficia a los demás, y creo que ahí está la clave de todo: estas andanzas en los mercaditos te hacen valorar de otra manera el trabajo, el esfuerzo, el amor que hay en el proceso y la labor de quienes viven y sobreviven con lo que sus manos son capaces de hacer. Yo no produzco nada, pero la sola encomienda de juntar en un espacio productos con intenciones ecológicas para personas y mascotas tampoco crean que es cosa fácil. Es bonito, pero créanme, nada fácil.

A modo de conclusión: comparto mi experiencia y hago esta especie de infomercial con el permiso de las autoridades del célebre Team Xalapo no sólo para invitarlos a que conozcan y apoyen mi emprendimiento (www.abrazosverdes.mx y en redes sociales está como abrazosverdesmx), sino para recomendarles que sigan a todos estos mercaditos, que estén pendiente de las fechas y que, cuando coincidan con alguno, entren y disfruten mucho de una experiencia que posiblemente raya en lo hípster-millennial pero que también podrá hacerlos partícipes de algo que es una realidad, que está sucediendo en nuestra ciudad, y que es parte de un movimiento al que cada vez más personas le estamos entrando bien sea por necesidades económicas o por cosquilleos creativos (o por ambas dos en la mayoría de los casos). Así que si les interesa conocer esta experiencia ecofriendly, cáiganle al próximo Mercado Vivoy si van más allá y son petfriendly no dejen apuntar en su agenda las fechas del Animal Fest, otro gran evento (y créanme cuando les digo GRAN) al que los Abrazos Verdes van siempre felices y gustosos.

Porque Xalapa es más que sólo la vida estudiantil, cultural, o sus lamentables acontecimientos de violencia… ¡Apoyen a las pymes locales y vayan a los mercaditos, de todo tipo!


Comentarios

comentarios