Cañirama: La Enfermedad.

0
51
Enfermedad - xalapo.com

Advertencia: Este post es asqueroso.

Si sumamos todos los días que pasamos enfermos durante la vida, en el mejor de los casos, acumularíamos casi dos años enfermos. La enfermedad interrumpe la vida, no se puede hacer casi nada plenamente cuando algo en el cuerpo no funciona bien. Es terrible, aunque conforme se avanza en la vida, pareciera que estar enfermo y hablar de enfermedades nos da alguna clase de estatus. La enfermedad es un penacho de poder que debe usarse con responsabilidad. Algunas veces no queremos que nadie sepa de qué estamos enfermos. Reproduzco una conversación ocurrida hace poco en el trabajo:

-Chalo ¿por qué no veniste a trabajar ayer?

-Es que no pude, me sentía mal

-¿Y qué tenías?

-Pues me sentía mal

-Sí, pero mal de qué

-Pues mal, Flavia, me sentía mal, mal de algo

-¿Te dolía algo?

-Sí, el estómago

-Uy seguro también te dio diarrea ¿te dio diarrea?

-¡Sí Flavia, tenía diarrea, cagué y cagué y cagué! ¿Contenta?

-¡Oye Ruperto, que el Chalo no vino porque tuvo diarrea!

Hace poco me enfermé de el estómago probablemente porque como muchas veces en la calle y sin asco pruebo casi cualquier cosa. Es terrible. Además noté que la gente pregunta siempre “¿pues qué comiste?” ¡No lo sé!, no llevo un laboratorio en el bolsillo. Además siento que nos preguntan para no ir a comer la misma mierda y enfermarse también.

Luego viene el vómito. Hay personas bien chistosas que vomitan porque les da asco vomitar. Pero tiene un propósito. Expulsamos la comida de un modo totalmente inverso porque el cuerpo nos quiere dar una lección por maltratarlo. Ojalá el sonido del vómito fuera de olas de mar pero no, sólo se escucha la soledad y el arrepentimiento por esa torta de huevo que NO DEBIMOS PROBAR. Noto una diferencia de género entre los estilos de vomitar de hombres y mujeres. Mientras un hombre expulsa la comida y vuelve a la cama, una mujer mira el producto y lo analiza para determinar la fuente exacta de la enfermedad “Gordo, ¿tú también vomitaste azul?” preguntarán después.

Casi siempre me da catarro. La culpa es claramente de mi madre por no haberme amamantado de pequeño, desde luego. No es porque sea un adulto imprudente. Afortunadamente también soy un acumulador y siempre encuentro una servilleta tostada en mis bolsillos, que probablemente ha sobrevivido a unas diez lavadas y está tan Enfermedad - xalapo.comtieso que pasarás algún tiempo desdoblando, buscando un clarito de papel para limpiar tu nariz. Creí ser el único pero si usted mira en la bolsa de una mujer también los encontrará. Es muy útil.

Casi no voy al médico, básicamente porque soy hombre y los hombres no vamos al médico porque somos cobardes, pero está en nuestros genes. Además, no me gusta ir al hospital porque siento que me puedo contagiar de mil cosas peores que la gripa. Llegas con tos y sales con diarrea. Después está la cosa de entrar al médico, debe uno responder preguntas curiosas como de qué color son los mocos. Vaya, no sé en qué semestre de la Facultad de Medicina les enseñan a preguntar por la paleta de colores de los fluidos corporales. No sé, mis mocos son Pantone 4532, qué sé yo. Para ahorrarme el médico a veces voy a las farmacias que tienen médico. Que es como ir a comprar discos piratas porque siempre tienen un sustituto para lo que vas a comprar. Mira no tenemos Aspirina® pero tenemos Aspiriuna®. Aunque la gente siempre dice que con tequila se quita y no sé de dónde salió esa idea. Pero me gusta. Una vez mi mamá me puso unos tomates a cada lado de la mandíbula para curarme las paperas.

Estar enfermo es horrible porque es aburrido y parece que siempre que nos descomponemos, lo más divertido pasa en otro lado.  Pero también es una oportunidad para aprender. Por ejemplo, ahora sé que los mocos se mueven en la nariz a 6 milímetros por minuto. Las mujeres lloran más que los hombre porque producen más prolactina. Salivamos 1 litro de baba al día. Meamos 2.500 mililitros de líquido diaraimente, 39,000 litros de orín en toda una vida. Defecamos 150 gramos de excremento al día, 4.5 kilos al mes, 54 kilos al año. Las mujeres excretan más heces que los hombres.

Lo cierto es que estar enfermo es una joda. Cuídense.

 

Comentarios

comentarios