Centros de Readaptación de Víctimas

0
205
Centros de Readaptación de Víctimas y de Emergencias Psicológicas - xalapo.com

Centros de Readaptación de Víctimas y de Emergencias Psicológicas, urgen

De Volcán a Volcán

Por: Carlos Avalos

  • “De nada sirve salvar un cuerpo, si no se rescata su mente”: TUM

Con esta frase contenida en el sumario de esta columna, quiero empezar esta colaboración tocando un tema de primera necesidad, y que sin duda, sería uno de los trabajos con los que bien se podría empezar la renovación de una sociedad tan lastimada por la violencia, la impunidad y la corrupción, a través del saneamiento psicológico, y emocional, que sin duda conllevaría al físico, a través de la creación de 2 centros que serían de relevante importancia se instalaran en todos los estados de nuestro México: el de Readaptación Social de las Víctimas y el de Emergencias Psicológicas.

La última colaboración que escribí sobre el crimen de Daniel Cortés Carrillo, develó en los comentarios publicados en nuestra página hermana Hermes Revista Digital, el dolor que prevalece en muchas familias, que hacen el reclamo unilateral también de sus desaparecidos, de sus heridos, de sus acaecidos. El dolor y la desesperación permanece en las familias que no han encontrado respuesta en la justicia, son los deudos de las víctimas quienes también sufren, y que necesitan readaptarse a una sociedad cada vez más insensible, y a la vez más vulnerable.

La frase que pronunciara una vez un Técnico de Urgencias Médicas “De nada sirve salvar un cuerpo, sino se rescata su mente”, fue cuando se atendió una llamada de emergencia –a la cual acudí también como periodista- donde se reportó un caso de una joven tirada en un callejón baldío, la cual había sido violada y violentada quedando en estado de Shock emocional, desmadejada, golpeada, con la mirada perdida, y su mente en otro mundo. Si en ese momento, en la unidad de emergencia hubiera ido un psicólogo, quizás se hubiera logrado la descarga emocional del trauma, y hubiera iniciado una terapia de recuperación y readaptación a la sociedad.

Otro caso, Mario “N” se desmayó, había atropellado inconscientemente a una mujer y dos niñas que iban atravesando la calle. Se quedó sin frenos, el impacto fue fatal, la madre y las niñas quedaron prensadas en la cajuela del carro que estaba delante, la impresión fue tremenda, el nerviosismo llegó al  paroxismo, nadie lo podía controlar, gritaba, lloraba, se jalaba los cabellos, no había un psicólogo que lo asistiera en ese momento, el daño emocional para él y para los familiare de las víctimas fue devastador.

En cuántos casos a lo largo y ancho de nuestro país, se ha dado la siguiente escena: El padre, la madre, un hermano, un familiar, o simplemente un  transeúnte ha visto como ejecutan a una persona en su presencia, con la dantesca escena de la muerte ante sus ojos. El llanto y la desesperación se hacen presentes en una situación de esa naturaleza, llegando al trauma; no hay nadie en ese momento, nadie atiende la emergencia psicológica.

Son muchos los casos que podemos enumerar, y en consecuencia de esa desatención tenemos una sociedad cada día más violenta. Las personas recurren a esa forma de expresión como la válvula de escape, porque no saben dónde descargar toda la furia y la frustración contenidas consecuencia de la impotencia sentida en una catástrofe natural o situación de riesgo extremo, cuando la persona se siente desbordada y vulnerable. Ante un peligro externo, una persona experimenta una cadena de pensamientos desagradables y sentimientos negativos de una forma automática ya que el poder del miedo se somatiza a nivel físico.

Cuando ocurre una situación de emergencia psicológica, es necesario contar con un sistema de profesionales que actúen en ella para poder mitigar los efectos del daño. Es esencial contar con un equipo psicológico especializado en el tratamiento de catástrofes naturales y situaciones de violencia para ayudar a las personas a asimilar la información, transmitiendo el mensaje de una forma asertiva y ofreciendo apoyo. De este modo, también es posible reducir los efectos de un trauma que duele mucho.

Atención a Víctimas en México - xalapo.com

Seres humanos desechos emocionalmente, con el dolor a flor de piel reclamando justicia, pidiendo entender porque su ser amado no está a su lado, porque ocurrieron las cosas de tal o cual manera, en la tanatología hay respuesta a todas estas cosas, pero deben ser tratadas por especialistas, por ello, la creación de un centro de Readaptación Social para víctimas y sus familiares, así como el centro de Emergencias Psicológicas, son propuestas que deben agotarse como instancias de prevención y rehabilitación del delito antes de continuar ejerciendo la fuerza.

Mientras en los estados se presume la llegada a las calles de militares, que se entiende como opresión en la percepción, la resistencia de la sociedad y el aumento del dolor social siguen creciendo; si los gobiernos no entienden que deben atender a su población primero emocionalmente, lo más seguro es que el nivel de violencia y confrontación aumente. Como lo he dicho en otras ocasiones: La militarización de los estados debe ser el último recurso, porque es el preámbulo de un estado fallido.  Pero por hoy el espacio se termina y como dijo Don Chuyaco… ¡Adió!.

Comentarios

comentarios

¡Compártelo!
Artículo anteriorAnsiedad
Artículo siguienteLas líneas de otro cuerpo
Carlos Avalos
Periodista por casi 30 años, originario de Colima, avecindado en Xalapa desde hace un año -Cursos y Diplomados en Marketing Político, consultoría política, grafoscopía, grofología, Perfilación del ser humano, entre otros. (No los quiero aburrir) -Me gusta la música y el fútbol (en realidad la mayoría de los deportes)