Coldplay, crónica 1

0
172
Coldplay - xalapo.com

Coldplay y Lianne La Havas


Advertencia
: Esta es una historia de terror, llena de corazones, coros cursis y pulseritas luminosas. No es apta para espíritus agrios, a menos que quiera conocer sobre Lianne La Havas.

I.- Lucecitas de Colores.

Coldplay es considerada una banda de dulces matices, débil al gremio rockero tradicionalista. Se ha escuchado todo tipo de asociaciones que adjudican el espectro de lo empalagoso y predecible, hasta llamarles lo mainstream del pop rock británico. En realidad, nadie se equivoca, ni sus detractores, tampoco sus defensores. Como la mayoría de las historias humanas: es música feliz con antecedentes depresivos.

Hace más de una década me mudé a Xalapa. Llevaba conmigo audífonos y a todo volumen retumbaban Anathema, The Gathering, Haggard y más. Acudía a la universidad, con todo el síntoma de una humanista en formación de la Universidad Veracruzana. Para mi suerte, topé con un círculo de amistades con personalidades bastantes contrastantes. La coincidencia siempre ha sido la capacidad de compartir diferentes idiosincrasias a través de la música. Coldplay llegó así a mi playlist, con Parachutes. Shiver, Sparks, Trouble, y todos los himnos melancólicos de una banda comprometida con las constantes emociones que produce la depresión crónica consolidada años después, con su A Rush of blood to the head; ambos álbumes fueron -y seguirán siendo-, la razón de mi gusto por ellos. Como dicen por ahí, “ahora quién los viera” radicalmente llenos de amor y bondades que inundan sus letras a partir de su tercer álbum: X&Y. La verdad, es que la melomanía clasifica algunos placeres musicales a merced de historias particulares.

El 15 de abril fue su primera fecha en México, después del último tour hace tres años. Al entrar, te daban una pulsera con dispositivo de luz, bajo advertencia “Al salir deben regresarla”. Fue inevitable pensar: ¿se les olvida que esto es México? Sería interesante ver cuántas logran recuperar al finalizar el concierto. A las 7 de la noche, Ximena Sariñana salió al escenario del Foro Sol. A la fecha, el único talento que le reconozco a esa mujer, es Omar Rodríguez López, músico multitask de At the Drive-In, The Mars Volta, Antemasque etc., con quién se le vincula amorosamente (aún). Después de una lineal presentación de casi una hora; la mayoría esperábamos a Chris Martin, Guy Berryman, Jon Buckland, Will Champion. No fue así, los cuatro ingleses salieron a escena hasta las 9:50 de la noche.

A diferencia de otros conciertos en el Foro Sol, esta vez tocó el martirio de la zona General B. Cuando mides menos de 1.70 metros, siempre será una tortura que se te crucen personas altas;  ningún esfuerzo por andar de puntitas, cubrirá el adeudo genético de medir 1.60 metros. A 12 metros de la línea que separa las secciones, elegir ubicarse sobre el lado izquierdo del escenario a la distancia, fue la mejor elección de esa noche.

Coldplay - xalapo.com

Comenzó el concierto con Martin y su ya conocido español, saludando, hilando frases, bromeando. Inauguraron con A head full of dreams, canción que le da nombre a su gira 2016. La noche pintaba para ser demasiado linda con tantas parejas de enamorados suspirando e intercambiando saliva entre canción y canción. El dispositivo luminoso que llevábamos los miles en la muñeca, encendía acorde a los ritmos de las melodías, el lugar quedo vestido de luces moradas, amarillas, rojas, naranjas, verdes y azules, por 2 horas. Pirotecnia, confeti en forma de estrellas, sí, sucedió todo eso que uno espera en un concierto de “happy music for happy masses”. Yellow, Every Teardrop Is a Waterfall, The Scientist, Adventure of a lifetime, Paradise, Everglow, Clocks, Charlie Brown, Viva la Vida, Princess of China y el Hymn for the weekend, parte del set list para la primera noche.Coldplay - xalapo.com

Las sorpresas: tributo a Bowie, con su versión de Heroes (nada mal, por cierto). Y, casi para finalizar el concierto, la banda decidió tocar tres canciones en un escenario acústico colocado justo al inicio de la sección General B. En esos momentos, uno pasa de reclamar a Dios sobre las injusticias de la estatura, a agradecer haber elegido ese, y no otro punto para disfrutar The Hardest Part, Ink y See you soon, con Coldplay a escasa distancia.

Muchos esperaban que el gran final fuera A sky full of stars. Fue la penúltima canción, obviamente, en el estruendo de la multitud gritando a todo pulmón, el show de luces en su máxima expresión y la pirotecnia, dando por sentado el cierre de la noche. En realidad, Up & up clausuró un muy positivo viernes de lucecitas de colores.

II.- Antes de las lucecitas: una voz.

Lianne La Havas - xalapo.comA todos los anti-Coldplay que fueron arrastrados por sus novias, novios y/o amantes a esa noche; y todos los que íbamos con la firme convicción de la cita, tuvimos una recompensa única: Lianne La Havas.

En lo personal, desconocía sobre ella. Ahora sostengo que por el precio de un concierto, pague dos fantásticas presentaciones. La telonera de Coldplay, cantante británica de soul y folk, ha provocado la sorpresa de todos los que no esperábamos nada (aunque después de Sariñana, esperábamos cualquier cosa). Voz intensa, que va de lo más aguda a grave, terminó por hacer vibrar el Foro Sol, con sus canciones principales Green & Gold, Unstoppable, Gone, Is your love big enough. En palabras de Chris Martin, Coldplay trata de “presentar una perspectiva optimista del mundo en el que vivimos y la gente que vive aquí, porque sentimos que hay mucha negatividad”. Definitivamente, al sumar a La Havas a su gira, lograron su cometido optimista. Ahora que pueden, den click al video de abajo y disfruten de esta joya musical.

[embedvideo id=”qnogG7IMj8o” website=”youtube”]

Comentarios

comentarios