El demonio cristiano aparece en Europa con forma de cacao

0
153
Cacao - xalapo.com

El Diario de Alina

Por: Luis de la Cera


El Cacao. Era de esperarse, al ser una bebida energética y vigorizante, los sacerdotes españoles comenzaron a relacionar el acto de beber cacao con algunos de los pecados más castigados a finales del siglo XVI y principios del siglo XVII, tales como la avaricia dado que se peleaba a capa y espada el dinero para poder adquirir pasta de cacao, la lujuria debido al furor que genera el chocolate al entrar en el cuerpo, y por último, la gula puesto que se bebían de 4 a 6 tazas en reuniones por las tardes llegando a provocar el enigma de saber si el consumo del chocolate quebrantaba el ayuno eclesiástico en algunos días del año.

Cacao - xalapo.comIncontables fueron las veces que el chocolate provocó  discordia en los pobladores europeos desde su llegada. Quienes vivieron tal acto de decisión trascendental por saber el desenlace que cuestionaría a la población social y religiosa si era debido seguir permitiendo el consumo de dicha bebida nativa de las indias. Pero el chocolate es de esas preparaciones que se meten en tus venas y sumergen tu cuerpo en una nube de vida mágica la cual te reconforta a tal grado de pensar en la divinidad como lo que conforma tu piel y sentidos.

Pero como evitar el sortilegio que se difumina poco a poco en la taza después de ir bebiendo el brebaje de los dioses a temperatura tan cálida como abrazo de abuela durante una gripe o una decepción amorosa, y así es, no se puede evitar, sino hubiera sido la misma historia que la del peyote, los hongos o el pulque que usaban los adoradores del diablo tal y como lo explica fray Andrés de Olmos en su escrito de las indias Tratado de hechicerías y sortílegos. Y debido a eso ¿Endulzarlo?  azúcar para darle sabor a la nada, porque el chocolate no necesita que lo endulcen, el chocolate guarda de todo entre sus especias, chiles y el agua, y si se mezcla con maíz de esa mezcla sale el humano, es la receta de la vida que tiene razón, sólo cabe el cacao, porque el cacao es lo divino, la suma y conexión con lo que trasciende. La vida no necesita que la endulcen, sólo que la beban.

Los días de beber chocolate socorren lentamente cuando médicos de España indagan sobre la supuesta lujuria que provoca tal bebida. Determinan que si el chocolate se bebe derecho, es decir, sin especia alguna, el cuerpo humano no surte ningún efecto colateral, pero al mezclarlo con pimienta de Tabasco, flores y demás la reacción humana atraería sangre y fuego por la pasión carnal.  Así se presenta el demonio negro de las indias, avanzando con su capa obscura entre las sombras y seduciendo hasta los paladares con mayor pureza eclesiástica del lugar.

Visítanos en Alina Restaurante

Chef Luis Carlos de la Cera Uscanga

Twitter: @luisccu06  /Facebook: luiscdelacera  /Mail: luisdelacera@gmail.com

Comentarios

comentarios