Duarteland: el gordito strikes back

¿Estará en la cárcel Javier Duarte? ¿Cuánto tiempo, dónde, por qué cargos?

0
767
Duartecito tras las rejas

Duarte land: el gordito strikes back

Columna Marginalia

Por:  Amolián Elvéin


México. Deliciosos tamales, Italikas modificadas, narco, pobreza, impunidad y un montón de sinsentidos, eso es el nopal a la deriva que nos sirve de país. Y cuando alguien pregunta cómo es México, solo hay que hablarle de Javier Duarte.

Duarte, el regreso - xalapo.com

Y como ya leyeron en Duarteland algo sobre esto, lo que ha pasado, les columneo sobre el tema. La cosa empieza en Córdoba, Veracruz, de donde sale Javier Duarte, un priista como todos los demás. Lleno de ganas de chingar, robar y con una voz de pito inmamable.

Antes de llegar a la gobernatura de Veracruz le daba por aparecerse en el café de Los Portales como a todos los demás, diciendo que todo iba “para adelante”.

El caso es que se puso las pilas con gente de su partido y comenzó a prometer lo que repartiría al llegar al poder como todos los demás, y como se dará cuenta en esta historia, no repartió todo lo prometido como todos los demás. Habiéndolo hecho, no estaríamos narrando nada de esto.

Duarte, el regreso - xalapo.com

Así, con métodos cuestionables pero efectivos, Javier Duarte fue gobernador de Veracruz. El estado de la República Mexicana donde sí saben hacer pambazos y picaditas pero que no vale cinco hectáreas de chorizo ante la corrupción, la impunidad o el crimen, como bueno, todos los demás estados, algo que aprovechará más adelante nuestro brazo de plata jarocho.

Duarte vio que se podía robar y robó: lavó montones de dinero. Miles de millones. Robó tanto que el Tío Fide (otro hijo de puta muy cabrón) se nos olvida, y vaya que nos jodió Fidel Herrera Beltrán. Demostrando que aquí no pasa nada por más que pasen cosas.

Migueloco Yunes, el Yunes azul, entrando al ruedo político, en un muy oportuno y cuestionable momento, lo denunció por todo lo que pudo (porque tampoco pudo por todo) y entonces muchos se sumaron y le metieron presión mediática.

En Octubre de 2016, de forma cuestionable y a todas luces fraudulenta, Duarte pidió licencia tras de salir con Carlos Loret de Mola a decir que ni se iba a fugar ni tenía nada que temer (y lo segundo parece cierto). Flavor Flav (o Flavino Ríos), el hombre más poderoso de estas tierras hasta ese momento, le prestó un Helicóptero y lo dejó escapar no sin antes decirle al oído “Heil, Hydra”.

Si merezco la abundancia…

Mientras el gordito estuvo ausente, en una poco clara pero oportuna operación, le encontraron propiedades, una libreta de la abundancia y montón de cochinero y cosas chuecas. Alguien dijo que lo vio en el sur del país y otros que andaba en Canadá. Lo estaban supuestamente buscando.

Entonces, cuando todos pensábamos que el PRI lo haría aparecer con paciencia, prudencia, política conveniencia, en una poco clara, mediática y debatible operación, fue capturado en Guatemala. Sí, en Guatemala.

La PGR informó que estaba detenido con fines de extradición, por su probable pero poco probable también, responsabilidad en los delitos de corrupción, lavado de dinero, delincuencia organizada, desvío de fondos, tener voz de pito, estar gordo y otro montón más de crímenes.

Así fue como comenzaron las audiencias en Guatemala. Y, si han visto los capítulos de CSI, Guatemala estuvo esperando esta oportunidad para poder desplegar un operativo de traslado con chaleco antibala y custodios y toda la cosa. Lo lograron mates.

Lo vimos aparecer con barba hipster, bien podría haber abierto su cervecería artesanal o su tienda de puros, pero no, encontró el camino de la poesía declarando una gran joya que abusa de la rima consonante y que nos tiene tuiteando cantidad de barbaridades.

Luego lo rasuraron y le cortaron el pelito y tras de varios días de audiencia, aceptó ser extraditado. Por lo que en una poco creíble pero necesaria operación, fue trasladado a México para afrontar por fin a la justicia.

Pero ahora, en una inexplicable pero cotidiana situación legal, un puto juez federal otorgó suspensión provisional contra dos de las muchas órdenes de aprehensión que pesan contra la panza de Duarte. Encima, su abogado (porque en efecto, hay un hijodeputa que se prestó para esto), ha dicho que el expediente está tan mal armado como la trama de Dragon Ball Super.

¿Qué podemos esperar?

El dinero se ve complicado, y aunque lo trajeran de Europa donde Karime lo anda gastando, ¿dónde pararía, a beneficio de quién o qué estaría a disposición?

¿Estará en la cárcel Javier Duarte? ¿Cuánto tiempo, dónde, por qué cargos?

¿Qué con Flavino Ríos y todo Hydra, quedarán impunes?

¿Nos van a volver a contar la estupidez de que “solo algunos corruptos operaron de manera ilegal ante la administración de Javier Duarte”?

Se los dejo de tarea

@AmoliánElvéin


Comentarios

comentarios