El juego

0
53
Yunes - xalapo.com

Marginalia

Por Amolián Elvéin


A unos días de celebrar la elección para gobernador del estado, Veracruz se encuentra siendo Veracruz. Es inútil tratar de enfatizar como en los pasquines “sometidos a la delincuencia”. Porque Veracruz lleva mucho tiempo siendo así. Uno, se rebela contra una problemática y termina por participar en el cambio, o se somete y se partícipe, parte del problema. Somos nosotros los que participamos de la delincuencia.

Duarte - xalapo.com
¡oh, por dios no me suelta!

Parece bien y catártico dejarle la responsabilidad a las autoridades. A la Policía que sólo está ahí para pasear por la ciudad. Descargar nuestra frustración contra Américo y señalarlo de inepto. Afirmar que Duarte es corrupto. Hacer la vista gorda porque Flavino Ríos se volvió el hombre más poderoso del estado y tenerle miedo.

Es natural, yo lo he hecho. Pero Veracruz está jodido porque así nos gusta y es más cómodo quejarse que hacer algo.

Porque por estúpido que parezca, sí hay gente que apoya a Héctor Yunes. Que apuntala al PRI, que creen en su discurso (o en el de cualquier político). O que ven en Miguel Yunes el cambio. Que no pueden aceptar los hechos: ambos son una porquería, ambos han hecho lo que han querido en sus cargos y, obviamente ambos están jugando el mismo juego.

El juego tiene un esquema simple. Ciertos individuos tienen el permiso de participar, siempre que se apeguen al guion; el juego ya tiene inicio y desenlace. Lo ha tenido siempre y aunque es negociable, todos los jugadores tienen que estar de acuerdo.

Cuando el juego parece salirse de control siempre hay un recurso u otro para meter al carril al tren del poder.

A pocos días de que los veracruzanos tengan la opción de decidir qué hacer con el destino político y económico del estado, los recursos están a tope.Candidatos - xalapo.com

Tenemos al priísta que afirma que no es como los del PRI, señalado en todas direcciones y con cientos de delitos cometidos, pero que no se lanzó independiente.

Al Panista que en la estrategia de defenderse de acusaciones encontró el correcto flujo de información para desviar los ojos a los demás y re-enfocarlos en lo que necesita.

Al que recién inicia en el juego, que no por ser maestro es santo y, pese a que pudiera ser una opción interesante, no deja de ser un títere de un viejo loco frustrado.

Al que decidió irse por su cuenta siempre que varios le apoyen, que bien sería la opción correcta: pero que no va a ganar.

Tenemos estas opciones y nuestras mentes se cuadran. ¿Por quién he de votar? ¿Quién me dio esta despensa? ¿Por qué tengo que ir a perder el tiempo en votar?

Las encuestas formales, las informales y las pajeras, están apuntando a que el Pan y Yunes Linares tienen ventaja, el PAN podría coronarse, y, pese a que han hecho todo lo posible por repuntar, al PRI y Yunes Landa no le está alcanzando. Después está Cuitláhuac que en el nombre ya tiene problemas* y que entra a una contienda en territorio no favorable, pero que le permitirá a AMLO sumar puntos en su novela personal por la presidencia. títere de amlo

Al final se encuentra Buen Torio, quien “ya los tiene hasta la madre” de decir que “estamos hasta la madre”, que los analistas con los que he podido platicar me dicen, “ojalá ganara Juan, pero no va a ser así”. En parte porque su presencia aquí obedece a una estrategia para restarle fuerzas a otra propuesta política, palabras más que menos, lo que la política es: un conjunto de acuerdos entre nosotros para joder a ellos (nosotros somos ellos).

Pues bien, nos acostumbramos a la idea de que tenemos que elegir sobre un número determinado de opciones. Después, a que no importa lo que elijas, gana el PRI. Hace poco, a que elegir a otro que no sea el PRI puede marcar la diferencia.

Lo cierto es que si pudiéramos usar el pensamiento “fuera de la caja” y no votar por ninguno de estos, si pudiéramos ponernos de acuerdo como sociedad y prescindir de los modelos políticos actuales, partidos y personajes en el poder, es decir, gobernarnos nosotros mismos, ahí sí podríamos marcar una diferencia.

El sistema es inmensamente poderoso y eso parece poco viable, suena confuso, enredado y peligroso, pero no lo es. Sólo basta con que cada quien haga su pequeña parte y entre todos pueden, haciendo cosas muy simples y pequeñas, cambiar la realidad del estado. Pensar de manera distinta, actuar de forma distinta. Votar a alguien que no aparece.

Pero como eso no va a pasar, algunos no van a interesarse en votar, otros van a necesitar su pago por el voto como acordaron y otros más no saben qué hacer, mejor vamos a reírnos de que no se nos ocurrió la siguiente idea:

Me contaron ayer que una señora estuvo visitando a mucha gente. Les pedía su copia de credencial de elector y 150 pesos para votar por el PRI: cuando el PRI gane, les darán a cada uno 10 mil pesos.

Diariamente recibió a 80 personas durante al menos, 10 días, hagan sus cuentas y hay que aplicarnos para dentro de dos años, igual y con eso pagamos un boletito de avión y nos podemos largar de aquí. Total, nadie nunca hace nada y a nadie le importa, ¿Qué no?

Se los dejo de tarea.

@amolianelvein

Comentarios

comentarios