JALAPA, CIUDAD DE PUENTES Y OTRAS MODERNIDADES

0
159
JALAPA, CIUDAD DE PUENTES - xalapo.com

JALAPA, CIUDAD DE PUENTES Y OTRAS MODERNIDADES

Por: Francisco Morosini Cordero

Desde hace algunos años, hemos visto que su majestad el automóvil se ha adueñado de las estrechas calles de Jalapa, y por tal motivo las autoridades municipales y estatales han emprendido un conjunto de obras, que buscan hacer más fluido el tránsito vehicular y un poco más llevadera la vida de los ciudadanos jalapeños.

Jalapa, como muchas ciudades de México, no fue construida pensando que algún día sería invadida por los automotores, pues se trataba de una población tranquila, apropiada para  el placentero transcurrir de sus habitantes. Pero lo que han dado en llamar modernidad hizo su aparición y las máquinas rodantes de combustión interna se apropiaron de ese espacio hasta hacía muy poco destinado a los transeúntes.. Jalapa, también como muchas otras ciudades de nuestro país, ha crecido desordenadamente; los Bandos  municipales y Reglamentos lucen bien en los estantes donde los han colocado las autoridades, pero en realidad casi han dejado de ser parte del derecho positivo, porque su aplicación es prácticamente nula.

Para que una comunidad esté ordenada es necesario que existan, por ley, los planes de desarrollo urbano y en éstos se establecen con claridad, por ejemplo, los distintos usos del suelo que  deben privar para dar orden y concierto a una población; mas en nuestra ciudad, a pesar de que existen dichos planes, no es difícil encontrar en zonas eminentemente residenciales, fábricas de muebles, talleres mecánicos o de hojalatería y pintura, que impunemente invaden las banqueta y parte del arroyo; los transeúntes, de este modo, quedan expuestos e indefensos ante un autobús urbano, un taxi, una combi, o la minivan de la señora de la casa; cambiar el uso del suelo es práctica común.

Todos renegamos de la cantidad impresionante de automóviles que circulan por nuestras calles; todos criticamos acremente a las autoridades por no poner orden, por no sancionar a los automovilistas que se estacionan en lugares prohibidos, pero muy pocos son los que se deciden a actuar de manera distinta, a caminar, a utilizar el servicio urbano, a respetar las indicaciones de tránsito. Por lo tanto, nuestra ciudad vive en un constante caos.

Ya no cabemos, decimos. De allí que la ciudad día a día siga construyéndose: Hoy, levantan el pavimento de algunas calles porque entrará el programa integral de saneamiento; mañana, desvían el tránsito porque es necesario reparar el pavimento de algunas avenidas y para este particular se contrata un aparatejo que seguramente costó mucho dinero, pero cuya efectividad no queda debidamente respaldada: la avenida Lázaro Cárdenas, por ejemplo, ya tiene numerosos baches. Pasado mañana, los choferes de automóviles, camiones, motocicletas y todo vehículo motorizado, se estresarán, ya que se inicia la construcción de una serie de puentes, que no tardando servirán para algunos chascarrillos propios de nuestra admirada sección, “Postales retocadas de (X)Jalapa”. Es que acaso, nos preguntamos ¿en cada sitio donde surja un aparente nudo vehicular habrá que levantar un puente? ¿No existirán alternativas distintas para solucionar esos problemas?

Tenemos entendido que nuestras autoridades han viajado al extranjero, en particular a Europa, donde hay ciudades pequeñas, de estrechas callejuelas y edificios verdaderamente históricos -que no pueden ni deben ser tocados con el pétalo de una rosa, porque allá sí saben lo que significa el turismo-, con problemas de tránsito seguramente parecidos a los nuestros ¿También edifican puentes? O hacen uso de la tecnología y de artilugios electrónicos que realmente son inteligentes, no como un equipo que aquí fue adquirido con ese mote, pero cuya inteligencia no ha salido a flote, lo que seguramente ha obligado a tomar brillantes decisiones como las de construir hermosos puentes -que más temprano que tarde lucirán artísticos graffiti, cuestión menor, pues la mayor la constituirá la propaganda electoral-, que el día de mañana harán singular y de renombre a nuestra ciudad. Sea por Dios.

Artículo escrito por Francisco Morosini, Agosto 2006; Xalapa, Ver.

SEMBLANZA DE DON FRANCISCO MOROSINI CORDERO

Francisco Morosini Cordero.

(Coatzacoalcos, Ver., 20 de noviembre, 1946 – México, D.F. 30 de diciembre,| 2006).

Egresó de la Facultad de Ingeniería del Instituto Politécnico Nacional, posteriormente estudió la Licenciatura en Administración en la Universidad Tecnológica de México y realizó una maestría en Administración Pública en el Instituto de Estudios Universitarios, aunque sus principales actividades fueron las de profesor y de escritor.

Además de la docencia ocupó diversos puestos como servidor público, incluidos los de Director de la Facultad de Comercio y Administración de la Universidad Veracruzana, en Coatzacoalcos, Ver., Delegado Regional del Fondo Nacional para los Desarrollos Portuarios (Fondeport); Director de Gobernación Municipal en el H. Ayuntamiento de Coatzacoalcos, Ver., Director de Asuntos Ecológicos, del Gobierno del Estado de Veracruz, entre otros.

Durante mucho tiempo colaboró en periódicos, revistas y suplementos culturales, principalmente en el Semanario Punto y Aparte, de Xalapa.

Escribió varios libros, en su mayoría de carácter técnico, aunque también destacó en literatura con siete libros de narrativa y nueve de poesía. Es autor de la letra del Himno de Veracruz de Ignacio de la Llave.

Fue distinguido con diversos reconocimientos en los órdenes académico, civil y literario.

Usted puede encontrar obra de Francisco Morosini, en los siguientes vínculos:

Agradecemos al Arq. Ernesto Morosini, las facilidades otorgadas para la publicación del presente material.


 

Comentarios

comentarios