Lo que callamos los peatones (parte final)

0
132

“Nuestros derechos y obligaciones en el bus”.

En ediciones anteriores les he platicado sobre lo bueno que es caminar por todo Xalapa, los pros y contras del uso del camión, el lío de ir por la capital del estado cuando se suelta el aguacero y todo lo que conlleva el vivir en una ciudad como ésta, tan cultural, tan cosmopolita, tan llena de baches y urbanos contaminadores.

Esta vez, toca turno de hacer el final de esta serie denominada “Lo que callamos los peatones”, a modo de despedida (del tema no del espacio, eso espero), decidí escribir un listado de cosas que particularmente me gustaría que pasaran y que fueran una realidad no sólo para mi placer como usuaria recurrente del bus, sino para una convivencia y un viaje mejor para todos.

¿A qué xalapeño no le gustaría ser respetado en ese micro espacio llamado asiento? ¿A qué ciudadano le encantaría que si la música que puso e chofer no es de su agrado o la encuentra ofensiva, se pudiera quitar o mínimo bajar el volumen? Aquí les va pues, nuestros derechos y obligaciones en el bus.

Todas y todos tenemos derecho a:

[dropcap size=dropcap]1[/dropcap] Que el conductor del autobús salude de manera cordial al subirte. Después de todo eres un usuario y con los 9 pesos del pasaje se integra su sueldo.

[dropcap size=dropcap]2[/dropcap] Utilizar un urbano sin rayones, sin asientos llenos de polvo, basura y rotos, sin 234 peluches y calcomanías de equipos de futbol (de cualquiera para no herir susceptibilidades). Recordemos que el camión es un transporte público, no es un espacio para tu fanatismo, ni extensión de la decoración de tu recámara.

-Lo mismo aplica para artículos religiosos, seamos honestos y directos, colocar en la unidad imágenes rodeadas de foquitos de colores molesta al usuario y puede provocar incluso (siendo un poco exagerados) un incendio al hacer un corto circuito dicha instalación.

[dropcap size=dropcap]3[/dropcap] A solicitarle al conductor que baje el volumen de su música, más aún si ésta resulta ofensiva (por aquellas canciones que denigran a la mujer).

[dropcap size=dropcap]4[/dropcap] También tenemos derecho y total libertad pedirle al chofer conducir con la debida precaución, lleva a humanos, no cajas de cartón ni plástico.

[dropcap size=dropcap]5[/dropcap] Que el autobús pase por la ruta en los tiempos establecidos. Algunos juegan a las carreritas como si fuera Fórmula 1, y a muchos pasajeros se le va el camión porque los conductores no van en el tiempo que deberían.

Las obligaciones:

[dropcap size=dropcap]1[/dropcap] Saludar al subir y agradecer al bajar de la unidad, como seres educados. Si bien es la chamba del conductor, que hayas llegado con bien a tu destino y sin abolladuras en tu cuerpecito debes agradecerlo.

[dropcap size=dropcap]2[/dropcap] Ceder el asiento, no importa si es hombre, mujer, niño con mochila y maquetas, anciano o lo que sea, siempre y cuando notes que lo necesita.

[dropcap size=dropcap]3[/dropcap] Si el joven de junto está agradable a la vista, preguntarle la hora y así iniciar una conversación que posteriormente te puede conducir a un romance. Está bien, eso no.

[dropcap size=dropcap]4[/dropcap] Disfrutar de la música de tu celular con audífonos. Aquí es donde les pregunto: ¿Cómo para qué ponen sus rolas de Daddy Yankee en altavoz? (por decir lo menos).

[dropcap size=dropcap]5[/dropcap] No pegar chicles en los asientos, no rayar los respaldos con plumón de aceite con recados para la novia o el novio.

[dropcap size=dropcap]6[/dropcap] Si llevan niños, bueno, primero educarlos en casa, decirles que patear los asientos es de mala educación, así como ir “viendo feo” a los demás pasajeros.

[dropcap size=dropcap]7[/dropcap] Cerrar la ventana que te corresponde si empieza a llover. No esperes a que el conductor lo haga.

-Y al revés, si hace calor, no ahogues a los demás, abre la ventana, los olores no se hacen esperar.

[dropcap size=dropcap]8[/dropcap] Si van con la pareja, tienen la obligación de poner límites a su demostración de amor. No es que generen envidia, pero hay noviecitos que confunden camión con motel.

[dropcap size=dropcap]9[/dropcap] Solicitar la parada con anticipación y no cuando estás en el mero punto donde quieres bajarte. ¿Qué esperas un enfrenón con el que salgas disparado del bus?

[dropcap size=dropcap]10[/dropcap] Pagar con cambio, o “de perdis” con billete de baja denominación. A nadie impresionas con darle al chofer un billete de 500 pesos.

[dropcap size=dropcap]11[/dropcap] Si te consideras de proporción un poco grande, sé considerado, busca un lugar vacío, y no donde puedas casi asfixiar a otro pasajero. Neta, es muy incómodo.

 

Probablemente existen muchos puntos más a considerar, y es que cada camión “es un universo”.

Y como ya les decía en una publicación anterior: Si vamos juntos en un viaje, por corto que sea, hagámoslo placentero, disfrutemos las cosas simples, disfrutemos de usar “El camión”.

PD: Si les gustó compartan… si no también.

No sean gachos, síganme: @susanacórdova

Comentarios

comentarios