Mundial de fútbol México 2026. Del sueño a una posible realidad.

0
124
Mundial México 2026 - xalapo.com

La semana pasada en la presentación del nuevo uniforme de la selección mexicana, el presidente de la femexfut,  Decio de María, aseguró que México buscará ser el anfitrión de la copa mundial del 2026 poniendo a más de un mexicano a soñar.

Para ese año  la concacaf  será la confederación (sin contar con la de Oceanía) con más años sin ser anfitriona de una copa del mundo y es por ello que tanto la Federación Mexicana de Fútbol como la de Estados Unidos y Canadá están levantando la manita para quedarse con este evento.

Mundial México 2026 - xalapo.comAhora bien, al ser Estados Unidos en 1994 el último país de concacaf en organizar una copa del mundo, quedaría toda disputa por infraestructura, lógica y justicia entre México y Canadá, pero los gringos han desarrollado un amor cada vez más fuerte por el “soccer” como ellos le llaman, al darse cuenta que aunque no es el deporte más popular en su país, les genera una derrama económica muy importante por su gran y creciente diversidad cultural, sobre todo de latinos.

Está también la posibilidad de una sede compartida entre México y Estados Unidos, que no es del todo descabellada si recordamos que en el 2012  el actual presidente de la FIFA, Gianni Infantino, en ese entonces secretario general de la UEFA, dio a conocer junto con Michel Platini, presidente del mismo organismo, que la Eurocopa 2020 se jugaría en varios países europeos por iniciativa de ambos, así que podemos pensar que Infantino no vería con malos ojos el que fuera más de una sede, algo que incluso a México le conviene porque tendría casi el mismo nivel de atención  mediática y turismo internacional, pero con muchísima menos inversión de por medio.

Entre los principales factores que considera la FIFA para otorgar la sede de un mundial están:

  • Garantizar contar con el apoyo absoluto del gobierno.

Aquí no habría ningún problema ya que el gobierno mexicano siempre se ha caracterizado por alentar hasta el punto del endeudamiento cualquier tipo de evento que nos muestre ante el mundo como una nación unida, alegre y sin problemas realmente graves, así que estarán encantados.

  • Se debe de contar con entre 8 y 10 estadios modernos con capacidad mínima de 40.000 espectadores para partidos de primera fase y de 80.000 para el partido de inauguración y la final

El partido de inauguración y de la final  obviamente y por mandamiento histórico y nostálgico  se debería hacer en el estadio azteca que además tiene capacidad para más de 100 mil espectadores, y ya los de primera fase podrían ser El Omnilife, el Bancomer de los rayados, el olímpico de C.U, el Jalisco, “El volcán”, el “Cuauhtémoc” y el Morelos.

Todos, menos quizá el de rayados, tendrían que ser remodelados en mayor o menor medida, sin embargo no es nada que de aquí a 10 años nuestros impuestos, femexfut y los mismos patrocinadores no pudieran resolver, por lo que un compromiso millonario al estilo Brasil 2014 de “Tu di que sí y ya luego vemos como lo resolvemos” no dudaría que se pudiera repetir.

  • El país anfitrión debe tener una economía y sociedad estable.

No tenemos precisamente una sociedad y mucho menos una economía estable, pero esas son el tipo de cosas que FIFA también hace como que no ve cuando los intereses se acomodan, y no creo que esta vez sea la excepción ya que Infantino podrá tener muchas ideas innovadoras y de reestructuración   pero llevaba 15 años trabajando al lado de Platini quien no ha quedado muy bien parado en los recientes escándalos de corrupción, así que la verdad, nadie está mucho tiempo en un gallinero sin aprender a cacarear.

Hay otras condiciones como seguridad,  infraestructura carretera y posibles grandes inversionistas, pero en general, México tiene muchos puntos a favor para convertirse en el primer país en albergar tres veces la gran fiesta del balompié, siendo su gran afición la más importante y la que más gusta a los altos mandos internacionales de este deporte.

Si le conceden la sede, seguramente también surgirán muchos inconformes que dirán que para la organización nos van a aplicar impuestos iguales o más creativos que el de la tenencia para las olimpiadas de 1968, o que se utilizará como “cortina de humo” para un acontecimiento que ni siquiera conocemos.

Casi todas serán suposiciones sobre un futuro que aunque podemos imaginarnos sólo hasta ese entonces será certeza, lo único que seguro no cambiará, es el amor e ilusión que le daría a los mexicanos un mundial en su país. Todo tiene sus pros y sus contras y ya como sea visto depende de cada quien; yo por mi parte empezaré a practicar el baile del “chiquitibum” por cualquier cosa.

[embedvideo id=”AusnRu7S1PI” website=”youtube”]

[embedvideo id=”XGYMcwhpR-U” website=”youtube”]

Comentarios

comentarios