¿Qué nos dejaron las elecciones?

0
63
Elecciones Veracruz 2016 - xalapo.com

Cómo vivir en Xalapa

¿Qué nos dejaron las elecciones?


Mi ciudad vivió el domingo pasado lo que los “clásicos” han dado en llamar, la fiesta de la democracia, fiesta a la que por cierto sólo asistió la mitad de los invitados, pues el abstencionismo sigue siendo, desde el nacimiento de nuestra moderna democracia, el gran ganador. Aunque esta vez las cosas fueron algo diferentes, si no en participación cuando menos en el resultado, pues por primera vez, en más de ochenta años, el partido oficial perdió la gubernatura y, también por primera vez en mucho tiempo, no tendrá mayoría en el congreso local.

El hartazgo de la gente fue el principal motor que impulsó el cambio, no así las propuestas o los candidatos que, dicho sea con todo respeto, brillaron por su ausencia las primeras (porque descalificar no es proponer), y no fueron los mejores hombres y mujeres quienes contendieron, los segundos.

El asunto es que, como dijo aquél célebre borrachín de aún presente figura, “haiga sido como haiga sido”, tendremos un gobierno de alternancia y un Congreso dividido, los cuales, estoy seguro, nos darán grandes momentos vodevilescos en un futuro al que hay que agregarle, sin duda, el adjetivo de incierto. Y es que con buenas intenciones no se resolverán los graves problemas económicos que nos hereda la peor administración de que se tenga memoria, mucho menos si la tónica administrativa será el estira y afloja con el gobierno federal, el cual habrá de hacer cuanto esté al alcance de su mano para regatear los recursos al gobierno de un partido de oposición que, luego de este magnífico golpe electoral, será un fuerte contendiente la presidencia en 2018.

Estas elecciones, entonces, nos dejan muchas cosas en las que reflexionar y más que nada, grandes expectativas, si bien no de desarrollo y progreso, por lo anterior expuesto, sí de justicia, pues el discurso del hoy ganador se centró en prometer cárcel a los que, literalmente, han dejado a Veracruz en  bancos. ¿Cumplirá el hoy virtual ganador sus promesas de campaña?, ¿veremos al más odiado gobernante que haya pisado alguna vez el Palacio de Gobierno, dar con sus carnes (iba a poner huesos, pero obvio no quedaba) en la cárcel?, ¿se recuperarán los dineros del erario, los cuales fueron utilizados para comprar edificios, construir plazas comerciales, para fincar ranchos y comprar aviones y yates, propiedad de prósperos funcionarios y exfuncionarios del Gobierno del Estado?, ¿será que los veracruzanos aunque sea, como dirían por ahí, para quitarnos el ardor, contemplemos a los corruptos reyezuelos del poder tras las rejas? Eso lo veremos, o no, en el transcurso de los meses que vienen, los cuales, según como se maneja la política a la mexicana, serán de arduas negociaciones, de las cuales, a usted y a mí, estimado lector, sólo nos llegaran murmullos lejanos.

Aunque como premio de consolación, si es que no nos complace el histrión en turno con encarcelar al que ya se va, nos tocará ver cómo pierden su registro cuando menos cuatro rémoras del presupuesto, pues hubo más votos nulos que los que obtuvieron cada uno por su cuenta, los partidos: Cardenista, Movimiento Ciudadano, Encuentro Social y del Trabajo. Al menos ya no se van a gastar los cien millones de pesos, vía prerrogativas, que cada año recibían por hacer bulto y endilgarnos a gente tan desagradable y oportunista como la que por ellos contendió recientemente.

En fin, esperemos con paciencia a ver qué fue lo que verdaderamente nos dejaron estas elecciones.

 

 Alejandro Hernández y Hernández

 Comentarios o sugerencias: motardxal@gmail.com

Comentarios

comentarios