Percepción Social: Policía 0 Resultados

En México, 99 de cada 100 ciudadanos se sienten inseguros

0
452
Percepción Social - xalapo.com

Percepción Social: Policía 0 Resultados

De Volcán a Volcán

Por: Carlos Avalos


  • Policías sienten inestabilidad laboral y su riesgo es total
  • Ciudadanos temen a corporaciones policiacas, son un brazo opresor dicen
  • Elementos sin capacitación sobre el nuevo sistema de Justicia

Un tema sensible es la demanda de la sociedad para que vuelva la seguridad a las calles, no solo de Colima, sino también de México entero. 99 de cada 100 ciudadanos se sienten inseguros, incluso temen a las mismas autoridades a las cuales califican como un brazo opresor y recaudador del Gobierno, y piden se exhiban los resultados que tienen las corporaciones de manera efectiva, si no quieren que se resalte la criminalidad.

Pero parece que ante el reclamo, la impasibilidad del primer mandatario en el estado en torno al tema, molesta y exacerba aún más a los sectores que no ven una respuesta contundente y eficaz en la lucha por restablecer la seguridad.

Pero tanto en el estado, como en todo el país en general, la percepción social es que la policía no tiene resultados, y da calificación de 0 a las acciones realizadas para la salvaguarda de la integridad de la sociedad.

El tema de la inseguridad en los medios, no es otra cosa sino la más clara expresión de la vox populi de la exigencia a los gobernantes a cumplir sus fallidas promesas de campaña aunque les moleste. Le prometieron al ciudadano que viviría feliz y seguro a cambio de su voto, y nada de esto se ha cumplido.

Todo tiene un génesis, sí, pero nadie, ni los más versados saben dónde inició esta ola de violencia que nos aqueja a todos. Pero lo que si queda claro es que todos debemos colaborar en darle solución, iniciando con retomar los valores sociales desde el seno familiar y en la forma de exigir al gobierno que pare la corrupción y la impunidad.

El tema de la aparición de los grupos de autodefensas y de colonos vigilantes, son el síntoma inequívoco del hartazgo de la inseguridad prevaleciente, y un reflejo de la ineficiencia en las estrategias policiales por contener el crimen. Hay ciudadanos y comercios que viven prácticamente tras las rejas, mientras que los delincuentes andan en la calle, irrisorio, pero real.

Los gobiernos de los Estados deben inmiscuir al Gobierno Federal en la participación de esta lucha contra el crimen, pero con acciones efectivas, llegan hasta ridiculizarse los operativos que en retenes cuentan con Gendarmería, Armada, Ejército, policía Estatal, policía municipal, auxiliares, tránsito, para acabar quitando motos y mandarlas al corralón, todo el poder de la ley centrado en acciones de vialidad sin resultados anticrimen.

Estos operativos parecen  -para el sentir social. que tienen solamente una función recaudatoria económica, y no una real efectividad en la captura de indiciados, amén de que en ellos existe un pleno desconocimiento del nuevo sistema de justicia Penal y sus alcances y responsabilidades, pues la capacitación en torno al tema, no ha llegado incluso ni a los mandos, menos a los mandos medios, no se diga a la tropa.

No podemos seguir teniendo elementos policiales que ejerzan su función mediante a los gritos, a las amenazas con privar de la libertad a cuanto se les antoje, a levantar borrachos, a seguir sirviendo de cordones en sitios donde las acciones ya ocurrieron, y de donde nunca se preservan las escenas del crimen. Por otro lado, también se entiende que los Policías realizan sus labores con un alto riesgo de perder la vida y hasta el trabajo, pues por el solo hecho de tenerle desconfianza, un elemento es objeto de despido, violando sus derechos laborales fundamentales; amén de los bajos salarios y de las extenuantes jornadas que les impiden un rendimiento físico y psicológico óptimo.

Salve decir que portan un armamento paupérrimo para enfrentar a grupos delincuenciales fuertemente armados, pero tan como no pueden dar respuesta a ese nivel, en el desconcierto estratégico que los tienen sumidos los mandos, no son  capaces de intervenir en acciones de prevención del delito tampoco, pues ni siquiera están informados del alcance de sus competencias.

El tema es largo, los índices de criminalidad están a la alza, aunque se quejen los gobernadores de las críticas de los medios de comunicación y que en los encabezados se destaquen día a día la cantidad de ejecutados y de víctimas de la delincuencia, la sociedad se sigue sintiendo ultrajada y vulnerable, y como lo dije líneas arriba, la percepción social en cuanto a resultados de la policía es 0. Pero por hoy el espacio se termina y como dijo Don Chuyaco… ¡Adió!…

Comentarios

comentarios

FuenteImagen: Colectivo la digna voz
¡Compártelo!
Artículo anteriorEl cine de Abbas Kiarostami
Artículo siguienteEl cine documental en México
Carlos Avalos
Periodista por casi 30 años, originario de Colima, avecindado en Xalapa desde hace un año -Cursos y Diplomados en Marketing Político, consultoría política, grafoscopía, grofología, Perfilación del ser humano, entre otros. (No los quiero aburrir) -Me gusta la música y el fútbol (en realidad la mayoría de los deportes)