Política vieja en la era 2.0

0
152
Política vieja - xalapo.com

CATARSIS

Por @eldoogie


Hace unos días, navegando por la red (término super chingón e interesante para decir que estaba de huevón en la casa) encontré una publicación sobre la manera de trabajo utilizada en la oficina de Pedro Kumamoto,  un chaval de 26 años que en lo más alto de su currículum anota el cargo de ser Diputado local por el Distrito 10 en el Congreso del Estado de Jalisco, (sí, mientras varios de nosotros escribimos pendejadas en internet, él ya es Diputado). Lo curioso de Kuma, es que logró este puesto siendo un candidato independiente y con un esquema de trabajo novedoso e interesante, siguiendo la tendencia impuesta por Jaime Rodríguez “El Bronco”, quien a la postre se convertiría en el primer Gobernador independiente en la historia de México, utilizó de manera brillante las redes sociales para realizar una campaña muy diferente a lo que teníamos acostumbrados en México. Recordemos que el anterior gran salto en cuestión de marketing político lo vivimos allá por el año 2000 con la irrupción de nuestro hermoso cowboy guanajuatense Chente Fox, quien rompió el molde de los políticos respetuosos, tiesos, de discurso más cuadrado que la cintura de Paulina Rubio.

El caso particular de Kumamoto, me hizo darme una vuelta por sus redes sociales y su página web http://kumamoto.mx/ y lo que encontré es simplemente una maravilla, durante su campaña y en la actualidad se utiliza totalmente el potencial de las redes, aunado a la personalidad del chavo, lo que ofrece un producto redondo y real (sí, ya sé que van a empezar con que no existen verdaderos políticos independientes, que todos tienen compromisos por lo oscurito, pero el tema que nos toca es otro, #ParenDeMamar), el equipo de Kumamoto se ha encargado de generar contenido informativo interesante utilizando las distintas plataformas que internet permite, además de que la dinámica de trabajo de su equipo, el cual es integrado por jóvenes que manejan distintas disciplinas, incluido un chavo que es animador digital (lo cual manifiesta la importancia del uso de las redes para la transmisión de mensajes), he permitido un trabajo fluido de sus actividades legislativas y creado interacción y afinidad con el público mediante estos canales. De verdad que el caso Kumamoto es un garbanzo de a libra (frase de viejito) y a mi parecer, el ideal de un político mexicano en esta era digital.kumamoto - xalapo.com

Ahora, entrando en tema y contrario a lo que he dicho por mucho tiempo, incluso en mi currículum de Linkedin, en donde menciono que trabajé en un instituto político y que no lo volvería a hacer, pues pudo más la maldita tentación de Satanás y accedí a participar como publicista en una campaña política, me sentí más preparado que en mi primera experiencia, la cual fue hace 10 años (estaba yo tiernito, salido de la facultad), la propuesta me pareció buena y pues le atoré. Ahora, debido a mi nueva encomienda, pues tuve que darle una revisada a la manera en que se movían las redes sociales de los distintos candidatos a lo largo y ancho del Estado (aquí es donde se pone buena la chingadera, chan chan chaaaaaaaaan).

¿Qué encontré? Muchos candidatos no cuentan con profesionales para gestionar sus redes sociales, muchas veces se agarran a su secretario particular, su hijo o sobrino con smartphone, los hacen tomar tres fotos y pum, súbelas en chinga a la red, sin importar la manera en que fueron tomadas, si algún aspecto de la imagen es de alguna manera comprometedora o si la imagen va acompañada de algún texto con pésima ortografía y redacción. Otros muchos tantos utilizan las redes como un simple tablero de avisos, una extensión más para poner las imágenes de sus lonas, bardas y demás propaganda, la vieja escuela de “ten, yo soy Juan Pérez, vota por mí”. Otra mayoría utilizan las redes para realizar las mismas promesas de siempre (se las voy a decir y ustedes verán si es mentira lo que les digo): 1) Mejor educación, 2) Mayor seguridad, 3) Mejores servicios de salud y 4) No más corrupción, si usted hace un discurso en donde mencione estos 4 puntos, usted puede ser candidato.

Otros candidatos también se creen los supermodernos, tienen acceso a sus redes personalmente para publicar cosas de manera directa, responder comentarios en donde los maman y sentirse cool y bien moudeeerrrnoooossss porque tienen su página de Facebook y su cuenta de Twitter, pero el encanto se les acaba cuando reciben comentarios negativos, se chocan y ya no contestan o peor, se les calienta la sangre, contestan la primer pendejada que se les ocurre y se arma un desmadre épico.

El principal problema es que políticos forjados por los mismos dinosaurios de siempre, son educados bajo el mismo esquema de operación, totalmente cuadrado y que piensan que teniendo una cuenta de Facebook, Twitter o Youtube ya están dentro de la modernidad y ya con eso sus campañas son totalmente vanguardistas y que conectarán con los nuevos públicos llenos de nativos digitales, cuando en realidad el asunto es utilizar estas herramientas y sacarles todo el jugo posible, emitiendo mensajes que de verdad conecten, que motiven al diálogo, que genere empatía y confianza, que hagan que las personas crean en los políticos, sin embargo al igual que muchas de sus prácticas, la mayoría de ellos no son abiertos a explorar totalmente el potencial de los nuevos caminos, utilizan las redes para crear una extensión de lo mismo de siempre, continúan haciendo política como dice el librito, con un guión que les funcionó por muchos, muchísimos años, la imposición de su imagen por encima de todo, la sonrisa falsa, mensajes grises, sin sustancia, donde no importa que tengas en tu equipo al mejor fotógrafo, a un artista del diseño gráfico o a un estupendo productor audiovisual, sin contenido el mensaje no funciona.

En esta campaña aprendí mucho, muchísimo, aprendí cómo hacer muchas cosas que me han nutrido profesionalmente y lo más importante: aprendí como no hacer otras tantas. El caso Kumamoto brinda una luz para creer que estas antiguas formas caerán y quienes nos dedicamos a estas nada fáciles cuestiones de la comunicación nos dejen de picar las manos de la pinche ansiedad que nos da el ver la manera en que se desperdician espacios comunicativos que pueden tener grandes alcances y tengamos la política que los nuevos medios necesitan y no al contrario.

 

Mi twitter: @eldoogie

Comentarios

comentarios