Responsabilícese

0
83
vote, responsabilícese - xalapo.com

Cómo vivir en Xalapa


Mi ciudad, como todo el territorio veracruzano, y otras entidades federativas también, atestiguará este próximo domingo las votaciones para elegir gobernador y diputados locales.

Si bien es cierto que las campañas más que ejercicios democráticos fueron una verdadera lucha de lodo en donde salió a relucir lo peor de los contendientes, dicho por sus respectivos rivales políticos que, ante lo ya sabido, como los niños y los borrachos, parece que también siempre dicen la verdad, también es algo indiscutible que quienes tenemos la última palabra para definir al ganador somos los votantes. Ese privilegio es inalienable y, por eso mismo, deberíamos ejercerlo plenamente.

Lamentablemente el ciudadano común se muestra apático y ajeno a los procesos políticos que determinan no sólo la vida política, sino también la economía, el desarrollo cultural, etcétera, de su comunidad, su estado y el propio país. Vaya, como si lo que estuviera en juego no fuera a afectarle de ningún modo.

Así entonces, ante esta falta de interés, ante la apatía con que se comporta el grueso de la población es que los partidos y los profesionales del presupuesto hacen y deshacen sin que nadie se los impida.

Lo irónico es que después, cuando el mal actuar de quienes ganan las contiendas mañosamente afecta los bolsillos de los ciudadanos, los que no votaron, los que no quisieron salir de la comodidad de sus casas a sufragar, porque les dio flojera, porque tenían visitas, porque estaba muy bueno el futbol, porque “pues para qué, si siempre ganan los mismos”, etcétera, son los primeros en quejarse, los primeros en despotricar contra quienes los están saqueando, de manera estéril, cabe decir, pues en la política, como en la vida, palo dado ni Dios lo quita. vote, responsabilícese - xalapo.com

Eso, permítanme decirles, se llama irresponsabilidad. Nos roban, nos endilgan impuestos leoninos, leyes injustas, etcétera, los mismos que, si hubiésemos salido masivamente a votar, nunca hubieran llegado a ocupar los cargos que les permiten cometer toda clase de injusticias contra nosotros.

Ser un ciudadano irresponsable, ajeno a los procesos democráticos, renegar de la política sin entender que todo ser humano es político por el simple hecho de vivir en sociedad, no votar por desidia y no ejercer el derecho de votar, es casi, ante los embates de los políticos y sus trapacerías, un acto de lesa humanidad.

Si entendiéramos que ningún mecanismo tramposo, con los que se ganan las elecciones hoy en día, resistiría una votación de cuando menos el 80 % del padrón electoral, otro gallo nos cantara. Hoy en día tenemos gobernantes que fueron electos con apenas el 16 %, algunos con muchísimo menos, de los votos totales del universo de votantes que existen en determinada zona geográfica, lo cual no es ilegal, pero sí injusto, pues los apáticos son los que, por omisión, permiten que ganen.

Es verdad que la oferta, diría una tía que tengo, está muy “pinchi”, pero malo será, y eso la historia ya nos lo ha demostrado, dejar que otros decidan por nosotros, y peor aún, que encima de no votar nos quejemos por que quienes otros eligieron nos estén dando en toda la maceta, (iba a poner, madre, pero se veía refeo).

Ya es tiempo de que nos responsabilicemos de nuestros deberes cívicos, de que ejerzamos nuestro derecho ciudadano plenamente, de que nos quitemos esa flojera mental de no involucrarnos, de no tomar decisiones, de no ser responsables de lo que nos está pasando porque, cuando menos por omisión, si tenemos una gran parte de culpa en ello.

Este domingo vote, responsabilícese de lo que pasa en su ciudad, en su estado, en su país; sea valiente y salga a ejercer lo que es, de suyo, su derecho. Ya estuvo bueno de quejas y lloriqueos, hay que actuar.

Alejandro Hernández Hdez.

Comentarios, sugerencias o reclamos: motardxal@hotmail.com

Comentarios

comentarios