Todos vamos al Teatro del Estado

0
102

Tercera llamada, tercera. ¡Comenzamos!


En la primera emisión de esta serie “Todos vamos al Teatro del Estado”, daba una afirmación generalizada: todos hemos ido, ya sea para disfrutar una obra, un concierto o aunque sea a una graduación. En la segunda parte, les daba (aunque nadie pidió) recomendaciones para el antes, durante y después de ir a este recinto, como aquel de no meter de contrabando unas papitas, insisto, no lo hagan.

Aquí pues, en la “Tercera llamada” abordaré dos temas en particular, la pregunta ¿para qué vas? Y otro, que es más bien un breve recuento de las cosas que pasan en el Teatro.Teatro del Estado - xalapo.com

¿Para qué vas al Teatro sino es para presumir?

  • Para dártelas de intelectual, de una persona culta, multifacética, que sabes de artes escénicas y demás. Aunque también es cierto que si vas de manera asidua “algo se te podrá pegar”. Digamos que de tanto que vas al antro te aprendes unos pasos de baile, las rolas de moda y hasta te haces amigo del RRPP para poder entrar de volada. Igual en el Teatro, de tanto que asistes, que puedes aprender sobre el arte del movimiento y la interpretación. Algo bueno debe salir de ir. Además puedes transportarte a cualquier lugar del mundo a través de una obra teatral.
  • Sale barato.Teatro del Estado - xalapo.com
  • Si lo comparas con una ida al bar (no es que sea mala idea), ir al Teatro te sale barato, realmente adquirir cultura no cuesta mucho, y menos si tienes aun credencial de estudiante o en extremo, si posees tu ID del INSEN.
  • Conoces a otros xalapeños, o no.

En una época en la que iba de manera más regular, conocí a muchos xalapeños amantes del teatro, incluso llegué a reconocer a algunas caras de los que aunque no eran mis amigos, ya sabía que no podían faltar a un estreno, o ya de perdida a la última función del domingo por la noche, se hacía pues, una comunidad o lo que es igual “los mismos de siempre”.

Cosas que pasan en el Teatro del Estado.

En el Teatro del Estado han ocurrido muchas cosas, situaciones dramáticas (por aquello de las obras intensas que a veces presentan), históricas y hasta vergonzosas. Y por vergonzosas, me refiero a aquella bonita ocasión en la que el gobernador actual, Javier Duarte de Ochoa llegó tarde allá por julio del 2011. Cuando recibió un abucheo colosal por parte de los asistentes al concierto que la Orquesta Juvenil de las Américas ofreció en esta ciudad. Y no era para menos, el gober llegó con toda su familia casi 40 minutos después de iniciada la presentación. “Ten vergüenza!”, fueron los gritos de algunas personas que rompieron el repentino silencio que dejaron los instrumentos.

Al ser un edificio antiguo, el Teatro del Estado ha requerido en varias ocasiones una manita de gato, hace poco más de un año se hablaba de una inversión de 10 millones de pesos (provenientes de recursos federales) para la rehabilitación del techo y el exterior, así como en el mezzanine.

Aunque dicen los que saben, que al Teatro le urge cambio de cabo a rabo, desde la vestimenta teatral, hasta el piso y la iluminación.Teatro del Estado - xalapo.com

Por otra parte, ¿qué me dicen de aquellos conciertos que año con año se programan ahí para rendir tributo a “The Beatles”? Eso ya es tradición. Al igual que los festivales de danza y la presentación de las famosísimas obras: El lago de los cisnes y El cascanueces.

De algunas ocasiones que fui al Teatro al igual que un montón de chamacos y chavorrucos, conocí a Luis Eduardo Aute, Abraham Oceransky y a Irvine Welsh, por mencionar algunos. Para que vean que Xalapa no anda tan mal. Tiene sus momentos.

Al parecer este domingo voy a ir al Teatro del Estado. Por lo pronto, tú que te tomaste la molestia de leer esto, si vas pronto, solo espero: ¡que disfrutes la función!

PD: Si les gustó compartan… si no también.

No sean gachos, síganme: @susanacordova

Teatro del Estado - xalapo.com


 

Comentarios

comentarios