Víctima del informercial

0
212
Infomercial - xalapo.com

Infomercial


La caja digital de mi sistema de cable es, literalmente, como una cajita de Pandora: nunca deja de sorprenderme. Cuando yo creo haberlo visto todo, ¡pum!, estrena un nuevo canal y entonces me deja estupefacta e inmóvil. No me sucede en todos los casos, pero oigan, hay algunas joyas que bien vale la pena monitorear. Pero mi sorpresa radica en el hecho de que de muchas formas en lugar de ir hacia delante nos echamos de reversa. ¿Por qué? Ahora les explico.Infomercial - xalapo.com

¿Se acuerdan ustedes de esa joya de la televisión noventera llamada CVC? Calidad, Valor y Conveniencia fue un canal que transmitía desde Tijuana encabezado por la gran Talina Fernández donde según recuerdo vendían de todo, desde artículos de cocina, baño y limpieza hasta ropa y joyería, bella y finamente presentado por modelos que con una sutileza de concurso mostraban las virtudes de cada producto al público televidente, en singular juego de tomas en el que seguramente el director de cámaras se divertía horrores (tono sarcástico, por favor). Este canal, inspirado en las tendencias de la televisión mundial de aquel entonces, ofrecía durante sus programas transmitidos por las madrugadas y a mitad del día, una tienda directamente en tu domicilio, y si acaso alguna de aquellas bonitas piezas era de tu agrado bastaba con levantar el teléfono, solicitar el producto, dar el número de tu tarjeta de crédito y listo, el objeto de tu afecto llegaba a la puerta de tu hogar. Con el tiempo y con la crisis, este pitorreadísimo concepto cayó en desgracia y paulatinamente fue desapareciendo de la barra programática hasta que no quedó mas que el recuerdo, que comediantes como Eugenio Derbez aprovecharon para hacer uno que otro jocoso sketch.

Y así, parafraseando a la siempre alegre Dama del Buen Decir, “¿quéeeeee creen mis amores?”, que a pesar de que en muchos canales se ha retomado el concepto del insufrible informercial para llenar espacio y llenar los bolsillos de otras tantas compañías que han seguido explotando el concepto del telemercadeo, se acaba de estrenar hace algunas semanas el canal CJ Gran Shopping, un lugar dedicado única y exclusivamente a mostrar un sinnúmero de productos para comprar vía telefónica o por internet. Y no, no crean que me pagan algo por esta mención, al contrario. Hay cosas que de pronto me da pena confesar pero como la realidad allá afuera está tan terrible, prefiero confesar mis placeres culposos para romper un poco con tal tensión.

El asunto es que esta semana que descubrí la aparición de tremenda joya retro, literalmente, me quedé idiota por media hora en la que me explicaron que el maravilloso extractor de jugos que ellos venden es capaz de hacer hasta helados y papillas para el bebé. Me emocioné tanto… ¡y eso que yo no tengo hijos! Bueno, es que debo serles franca: soy una víctima del informercial. No es que haya comprado muchas cosas por esta vía, pero pongo cara de idiota frente a la televisión cuando me dejo envolver y ser parte de las estrategias de mercadeo de los jóvenes que de forma precisa, alegre y contundente me explican cómo funciona el extractor o la regadera de baño transparente que no acumula porquería y tiene una presión impresionante, como de fuente danzarina de las Vegas. La quise a la voz de ya.Infomercial - xalapo.com

¿Ahora me entienden? Podría estar explicándoles que este es un concepto que nos llega de Corea, que está las 24 horas del día en shows de media hora anunciando cualquier clase de chuchería, que su producción (hasta eso) no está tan mal cuidada, que tienen redes sociales, y que gracias a Dios no hay modelos que muestran de forma sutil ninguna pieza llena de diamantes. Pero no, me limito a decirles que hay una maldita fuerza de la naturaleza que me envicia y me tiene como poseída cada que mi control remoto manda, por mera casualidad, hacia la frecuencia de ese canal.

¿Acaso estamos en los noventas? ¿Acaso es necesario volver a estos conceptos cuando las ventas por internet están a la orden del día? ¿Acaso necesitamos comprar más fajas, calzones fantásticos o artículos para el jardín? Temo decirles que aún en estos tiempos modernos el concepto sigue funcionando, y como muchas otras tendencias en el entretenimiento, ha vuelto. Mi consejo es que no lo vean, no lo sintonicen, no lo busquen, si es que tienen la mente débil o mucho tiempo libre como yo. De preferencia, sólo quédense con la imagen de la mamá de Bridget Jones que, en un ímpetu por sentirse joven, se convierte en modelo fake de estos productos. Dios nos ampare a todos.

Comentarios

comentarios